Tienes comida familiar y al llegar te das cuenta de que tu abuelo no te reconoce y no se acuerda de tu nombre. Está de mal humor y te pregunta dónde está. Puede ser la edad o que simplemente que tenga un día malo, o también puedes estar delante de los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

El Alzheimer es el tipo de demencia más común y generalmente se presenta a partir de los 65 años. Es una enfermedad progresiva que afecta principalmente la memoria y otras funciones cognitivas. Al principio, la persona experimenta confusiones ligeras y dificultades para recordar nombres, lugares y nombres de objetos. Pero con el paso del tiempo, llega a sufrir trastornos de la personalidad, pérdida de capacidades intelectuales y de contacto social. Técnicamente, durante el Alzheimer, las neuronas se dañan y mueren, generando una disminución de la función cerebral.

A continuación los síntomas que suelen presentar las personas con Alzheimer (no siempre se dan todos, ni al mismo tiempo):

  • Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana.
  • Dificultad para planificar o resolver problemas.
  • Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre.
  • Desorientación de tiempo o lugar.
  • Dificultad para comprender la información visual, como la identificación de los colores, percepción de las distancias o cómo los objetos se relacionan entre sí en el espacio.
  • Problemas con las palabras que afectan a la conversación, por ejemplo, repetir partes de una conversación, olvido de palabras o problemas con el vocabulario.
  • Colocación de objetos en lugares incorrectos y ser incapaces de volver
    sobre sus pasos para encontrar un objeto perdido.
  • Disminución o falta de criterio.
  • Pérdida de iniciativa para en el trabajo o en las actividades sociales.
  • Cambios en el humor o la personalidad.

No se conocen con certeza las causas del Alzheimer, pero los investigadores admiten que es producto de la combinación de múltiples factores. Los factores de riesgo incluyen:

  • Edad: Es uno de los principales factores de riesgo. La probabilidad de desarrollar Alzheimer aumenta con la edad.
  • Genética y antecedentes familiares: Un 5% de los casos de Alzheimer tienen causa genética, por lo que tener un familiar directo con Alzheimer puede aumentar la probabilidad de padecerlo.
  • Síndrome de Down: Las personas con síndrome de Down tienen un riesgo mucho mayor de padecer la enfermedad de Alzheimer, y los síntomas suelen aparecer entre 10 y 20 años antes.
  • Factores ambientales y de estilo de vida: Algunos problemas de salud como problemas cardiovasculares o cardíacos, diabetes, obesidad y haber sufrido traumatismo craneal se relacionan con la probabilidad de padecer Alzheimer. Por el contrario, practicar ejercicio de manera regular, una buena alimentación y evitar productos como el tabaco pueden disminuir la probabilidad de sufrir esta enfermedad.

 

Alzheimer, demencia senil, funciones cognitivas. mediQuo, tu amigo médico. Chat médico.

¿Cómo saber si un familiar sufre Alzheimer?

Ante los síntomas hay que ir al médico para que realice las pruebas necesarias para el diagnóstico.

  • Historial médico general y antecedentes médicos detallados.
  • Examen físico y neurológico.
  • Pruebas para descartar otras enfermedades que estén generando síntomas similares a la demencia. Estas pruebas incluyen tanto análisis de sangre y orina, como pruebas de diagnóstico por imagen (por ejemplo, una tomografía o una resonancia).

¿Y ahora como seguimos?

El Alzheimer es una enfermedad progresiva que no tiene cura. Los tratamientos actuales están dirigidos a controlar los síntomas. Los más utilizados son los Inhibidores de la colinesterasa y la memantina. Este último fármaco retrasa la progresión de los síntomas en la enfermedad de Alzheimer moderada y grave.

Una parte muy importante de la enfermedad de Alzheimer y que carece de la visibilidad suficiente, es el cuidado del paciente por parte del familiar. De acuerdo con la Confederación Española de Alzheimer, detrás de 1,2 millones de personas afectadas en España, hay 5 millones de familiares y cuidadores que se dedican a que la vida de la persona con Alzheimer sea lo más llevadera posible. El paciente de Alzheimer atraviesa diversas etapas de la enfermedad y puede llegar a perder la noción de la realidad, lo que hace que la tarea del cuidador que lo acompaña sea muy cansada y llegue a afectar también a su salud. Por ello, si un familiar tiene Alzheimer, conviene seguir una serie de recomendaciones para un mejor cuidado:

  • Infórmate con el médico sobre cómo intervenir.
  • Asiste a talleres sobre la enfermedad.
  • Busca información en webs oficiales como la Confederación Española de Alzheimer.
  • Acude a grupos de apoyo de familiares para nutrirte de otras experiencias.

Si necesitas ayuda, consulta con nuestros profesionales en el chat médico.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.