¿Tienes un dolor intenso en el abdomen y temes que pueda ser apendicitis? ¿No recuerdas si el lado peligroso era el derecho o el izquierdo? Posiblemente sea solo un cólico intestinal, pero si necesitas más pistas para decidir si vas a urgencias o te preocupas por lo que pueda ocurrir a partir de ahora, a continuación te explicamos cuáles son los síntomas típicos de apendicitis y qué puedes esperar del tratamiento.

Causas de la apendicitis

La apendicitis es una inflamación aguda del apéndice, una pequeña prolongación en forma de dedo meñique en el extremo del colon, cerca de donde se unen intestino grueso e intestino delgado.

La apendicitis suele aparecer sin causa aparente y, de hecho, la mayor parte de los casos se tratan y curan sin llegar a encontrarla. Entre las causas conocidas, se encuentra la obstrucción por fragmentos de heces compactas (fecaloide), o por parásitos intestinales, aunque en occidente no es muy común. En todo caso, la posible causa desaparece junto con el apéndice en la mesa del quirófano.

¿Es apendicitis?

Se puede presentar de distintas formas, por lo que cada persona notará un grupo diferente de síntomas. Pueden notarse ligeros síntomas durante días antes de que aparezca el dolor agudo o, por el contrario, empezar de repente y con intensidad.

Los síntomas típicos son:

  • Dolor súbito y continuado en el lado inferior derecho del abdomen.
  • Dolor repentino que empieza en la zona del ombligo y que puede o no irse desplazando hacia la zona inferior derecha.
  • Dolor en el abdomen que empeora al estornudar, toser, caminar o realizar otros movimientos bruscos. Si se hace presión con la mano sobre la zona y se suelta de repente, el dolor aumenta.
  • Náuseas, vómitos y diarrea.
  • Pérdida de apetito, muy común en niños.
  • Hinchazón y rigidez en el abdomen.
  • Fiebre.

Ten en cuenta que durante el embarazo el dolor puede notarse más arriba de la típica zona inferior derecha, pues todo el intestino está desplazado.

¿Qué puede pasar si es apendicitis?

Afortunadamente, hoy día la apendicitis no suele suponer un reto médico y el tratamiento quirúrgico es seguro y rápido.

En primer lugar, si acudes a urgencias y los médicos sospechan de apendicitis, te realizarán algunas pruebas para confirmar el diagnóstico. A menudo bastará con una ecografía abdominal, que les permitirá ver el foco de la inflamación. También es posible que realicen una analítica sanguínea para valorar el alcance de la infección, una radiografía o un análisis de orina para descartar otras lesiones que puedan confundir el diagnóstico. Durante este tiempo, el paciente no debe comer ni beber nada, ya que tiene que estar en ayunas si finalmente entra a quirófano. Eso sí, le pondrán analgésicos intravenosos para que la espera no sea tan dolorosa.

La complicación más frecuente de la apendicitis es la perforación del absceso, es decir, que el apéndice se rompa y se vierta su contenido en el interior del abdomen (peritonitis). Esto puede generar una infección generalizada que puede ser muy peligrosa si no se trata adecuadamente.

Tratamiento

Una vez confirmado que es apendicitis, toca tratarlo. Existen dos opciones:

  1. Operar en las siguientes horas para extirpar el apéndice. Es la forma más habitual de tratarlo.
  2. “Enfriar” la infección mediante antibióticos y esperar varios días, o incluso semanas, a operar. Esto se hace cuando la infección está muy activa, hay riesgo de perforación del absceso si se toca, o en casos muy especiales en los que no se aconseja una cirugía inmediata por circunstancias del paciente.

En todo caso, la extirpación del apéndice, antes o después, siempre es necesaria para curar completamente y evitar riesgos.

La extirpación del apéndice (apendicectomía es la palabra técnica) se puede realizar mediante dos técnicas: laparoscopia o cirugía abierta. En la primera, te realizarán unas pequeñas incisiones por las que introducirán una pequeña cámara y el instrumental necesario. Se trata de la opción menos invasiva. La cirugía abierta es la clásica, en la que se realiza una incisión alargada para observar, limpiar y extirpar el apéndice. La elección del tipo de cirugía dependerá de las características de cada caso y del equipo médico.

 

cicatriz apéndice, Apendicitis, dolor abdominal, operación, hinchazón. Mediquo, tu amigo médico, chat médico. Medicina General.

Después de la operación

Tras la apendicectomía, serán necesarias las precauciones típicas a cualquier intervención quirúrgica: reposo, cuidado de la cicatriz y analgésicos.

Además, será necesario tomar antibióticos durante unos días para evitar que resurja la infección, tomar dieta blanda e ir introduciendo los alimentos sólidos poco a poco. En algunos casos es posible que el cirujano deje puesto un drenaje durante unos días tras la operación, con el objetivo de que no se acumule líquido y pus en la zona interna de la intervención.

 

¿Tienes molestias? Si dudas, consúltanos.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.