Si nos preguntan si roncamos, siempre diremos que no y en parte es porque no nos escuchamos, pero si has escuchado a otros, puede que entre ronquido y ronquido se haga el silencio. Si esto ocurre, estaremos ante la llamada apnea del sueño, que se produce frecuentemente y a menudo es un problema crónico que va produciendo interrupciones en la respiración.

Las apenas son pausas de la respiración intercaladas entre los ronquidos de entre 10 a 30 segundos de duración, en las que el corazón continúa latiendo. Se deben a un colapso total o casi total en el interior de la faringe. El oxígeno no entra en los pulmones, lo que se traduce en un descenso momentáneo del oxígeno en sangre.

La apnea conduce a una fragmentación o división del sueño. El sujeto no recordará al levantarse estas pequeñas microalertas, pero se despertará con la impresión de no haber descansado. Los síntomas se dan al despertar y son:

  • Dolor de cabeza
  • Sequedad en la boca

El hecho de no haber descansado bien puede desencadenar en somnolencia con el peligro consiguiente: hay más riesgo de accidentes de tráfico por la mañana y mayor irritabilidad, depresión, pérdida de memoria y falta de concentración en el trabajo.

En el caso de que la apnea sea severa, podrá dar lugar a hipertensión, aumento del riesgo de angina de pecho y de accidentes cerebro vasculares.

Normalmente, suele aparecer en personas con sobrepeso, entre 50 y 70 años de edad. Es una enfermedad que se da más en hombres que en mujeres, aunque se da frecuentemente en mujeres tras la menopausia.

Para detectar la apnea del sueño, lo mejor es hacer una prueba de sueño en un centro de sueño. Aunque allí el sueño será diferente que en casa, lo importante no es tanto la forma de dormir sino la forma de respirar. En esta prueba se medirá el flujo respiratorio y el nivel de oxígeno en sangre.

Apnea del sueño. Causas y tratamiento. MediQuo, tu amigo médico. Chat médico.

Tratamiento de la apnea

Las medidas preventivas serán:

  • Reducción de peso
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas
  • No fumar
  • Hacer ejercicio moderado

Respecto a medidas médicas, las hará el otorrinolaringólogo y podrían consistir en una operación en la nariz, si se manifiesta una desviación del tabique nasal, o más usualmente una uvulofaringopalatoplastia o resección del paladar blando.

Solo entre 3 o 5 pacientes de cada 10 solucionan su problema de apnea y habrá más probabilidades de éxito si el paciente no es obeso, con una anomalía anatómica muy determinada

El mayor porcentaje de éxito (hasta el 90 %) se produce con el procedimiento llamado CPAP, que consiste en una mascarilla que cubre nariz y boca, y que insufla aire con una presión positiva desde un aparato colocado al lado del paciente, a modo de bomba de aire, que ayudará a evitar las apneas.

La mejor opción de tratamiento para cada individuo es diferente y deberá basarse en la opinión médica.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.