La arritmia es un problema con la frecuencia o el ritmo de los latidos del corazón. Durante una arritmia, el corazón puede latir demasiado rápido, demasiado lento o con un ritmo irregular. Cuando el corazón late demasiado rápido, estamos ante una taquicardia. Cuando late demasiado lento, la patología se denomina bradicardia.

La prueba más usada para diagnosticar una arritmia es un electrocardiograma.

Clases de arritmias

Las arritmias pueden ser:

  • Supraventriculares, cuando se originan en el Haz de His (grupo de fibras que transportan impulsos eléctricos a través del centro del corazón) o ventriculares, si tienen su origen en los ventrículos.
  • Por su forma de presentarse pueden ser crónicas (de carácter permanente) o paroxísticas (si se presentan en ocasiones puntuales).

Si no se trata la arritmia, es posible que el corazón no pueda bombear suficiente sangre al cuerpo. Esto puede dañar el corazón, el cerebro u otros órganos.

Causas y posibles síntomas de arritmia

Una arritmia tiene como causa cambios en el tejido del corazón. También puede ocurrir repentinamente como resultado de un esfuerzo, desequilibrios en la sangre, por medicamentos o problemas con las señales eléctricas del corazón.

A veces no hay síntomas, y cuando los hay, las personas notan un ritmo cardíaco irregular. Pueden tener además palpitaciones, mareo, síncope, dolor torácico o pérdida de conocimiento.

 

Arritmia cardiaca. Electrocardiograma. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

Factores de riesgo

La edad es un factor de riesgo, en parte por los cambios en el tejido del corazón y en cómo éste funciona con el paso del tiempo. Además, otros factores de riesgo son:

  • Factores ambientales
  • Historia familiar y genética
  • Hábitos y estilos de vida
  • Otras enfermedades
  • Raza o etnia
  • Sexo
  • Cirugía

Tratamientos

Lo primero que hay que hacer es adoptar un estilo de vida saludable. El médico puede recomendarte una dieta para adelgazar, la realización de ejercicio, una dieta sana para el corazón, tratamiento del estrés y dejar de fumar.

El médico puede también recetar medicamentos para una arritmia. Entre los que suelen emplearse están:

  • La adenosina, para frenar la aceleración del corazón.
  • Atropina, para tratar una frecuencia cardíaca lenta.
  • Betabloquedadores para tratar la presión arterial alta o un ritmo cardíaco rápido o para prevenir episodios repetidos de arritmia.
  • Anticoagulantes para reducir el riesgo de formación de coágulos sanguíneos.
  • Bloqueadores de los canales de calcio para disminuir la frecuencia cardíaca rápida o la velocidad a la que viajan las señales.
  • Digoxina, para tratar una frecuencia cardíaca rápida.
  • Bloqueadores de los canales de potasio o de sodio.

Si los medicamentos no funcionan, puede ser recomendable un procedimiento o dispositivo como cardioversión, ablación con catéter, marcapasos o desfibrilador automático implantable.

El tratamiento también puede incluir tratar cualquier afección subyacente, como un desequilibrio electrolítico, presión arterial alta, enfermedad cardíaca, apnea del sueño o enfermedad de la tiroides.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.