El ayuno intermitente se ha popularizado entre las celebrities de todo el mundo y consiste en realizar una estrategia nutricional con el objetivo de una restricción calórica basada en no consumir ningún alimento durante unas 12-16 horas de forma ininterrumpida y concentrar todo el consumo de alimentos en 8 horas, repartidas en 2-3 comidas, también conocida como el método LeanGains o dieta 16/8. Aunque existen otras modalidades como el método 5:2 que supone consumir durante 5 días lo que quieras y realizar una dieta con bajo aporte calórico o semi ayuno durante 2 días, y el llamado ayuno a voluntad o ayuno flexible.

En mediQuo, nuestros especialistas reciben un gran número de consultas sobre este tema y hemos contado esta vez con nuestra asesora de salud, Cristina Romagosa, para que nos informe sobre este fenómeno que está dando tanto que hablar.

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando ayunamos?

Realmente y de forma tradicional ya realizamos lo que se denomina el ayuno nocturno, alcanzando a veces entre 10 y 12 horas sin comer nada, que rompemos con el desayuno y quizás sin ser conscientes ya gozamos de sus beneficios, explica Romagosa.

Nuestro cuerpo escoge diferentes vías metabólicas para obtener la energía que necesita en función de las horas que llevamos de ayuno. Dejamos de consumir alimentos pero continuamos obteniendo energía por otros medios para satisfacer las necesidades de nuestro organismo a través de rutas metabólicas más o menos complejas.

  • Hasta las 6 horas de ayuno: El cuerpo almacena la energía que hemos consumido y la usa para necesidades inmediatas.
  • A partir de las 6 horas de ayuno: El cuerpo empieza a usar la energía que tenemos almacenada en el hígado.

Después de años de experiencia visitando pacientes con diferentes situaciones vitales, en mediQuo nos hemos dado cuenta que el propio paciente conoce más de lo que él cree que le conviene o no, tanto en cantidad como en calidad. Más incluso que el propio dietista que le visita. Aún así, el dietista le ayudará a identificar sus propias necesidades, a planificar sus ingestas y evaluar cada estrategia en función de sus necesidades y estilo de vida.

Las estrategias a favor de reducir peso no deben menospreciarse, por eso debemos acordarnos que ante un problema de obesidad, una epidemia actual muy dañina de por sí, el beneficio de una estrategia nutricional puede ser mayor. Aunque no sólo debemos centrarnos en la pérdida de peso a corto plazo, sino nuestro gran reto y la mayor dificultad reside en conseguir que la pérdida de peso se mantenga a largo plazo, indica Cristina.

 

Ayuno intermitente o método fasting. Obesidad, sobrepeso, nutrición. Mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Cristina Romagosa.

¿Está comprobado que el ayuno intermitente funciona?

El ayuno intermitente aparece, como comentábamos, como estrategia para la obesidad pudiendo tener efectos beneficiosos como la mejora de la sensación de saciedad, la reducción de la respuesta insulínica y la inflamación sistémica.  Pero aún hoy faltan estudios para conocer  si el ayuno intermitente es seguro, estudiando el límite de un ayuno fisiológico y saludable y si es efectivo en la pérdida de peso a corto y largo plazo, así como posibles beneficios en otras patologías asociadas al sobrepeso, apunta Romagosa.

El ayuno debe estar integrado dentro de una dieta equilibrada y variada que todos conocemos. Ésta es un alimentación típicamente rica en fruta y verdura, cereales integrales, legumbres, frutos secos, proteína de origen vegetal y animal. Pero sobretodo, baja en azúcar añadida, alimentos procesados, determinados tipos de grasa y alimentos superfluos.

Consideraciones a tener en cuenta

Plantear un ayuno intermitente sin una valoración y asesoramiento previo de un profesional sanitario calificado puede tener consecuencias para la salud. En ningún caso deberán ayunar las personas con cualquier otra enfermedad ni recomendado en personas que presenten alteraciones de la conducta alimentaria puesto que puede inducirles en prácticas no saludables. Tampoco los niños, ancianos o mujeres embarazadas.

Lo más importante es tener una relación sana con la alimentación y para ello debemos reaprender a escuchar a nuestro cuerpo. Reconocer los momentos de saciedad, de necesidad de romper el ayuno, de fraccionar la alimentación y de volver a disfrutar con las opciones más saludables.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.