¿Te estás planteando ponerte una banda gástrica? ¿Quieres saber si es lo más adecuado para ti? Las cirugías para tratar la obesidad (o cirugías bariátricas) son la última opción para las personas que han probado todas las dietas y no han logrado reducir su peso hasta una cifra saludable. Si crees que tú puedes beneficiarte de ello, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre ella.

¿Qué es la banda gástrica?

La banda gástrica es un dispositivo que se pone alrededor del estómago como una abrazadera y se ajusta por debajo de la boca del estómago. Hace el efecto de “estrechar” el estómago más o menos por la mitad, y esto hace que los alimentos pasen más lentamente a la parte final del estómago y a los intestinos. De esta manera, cuando la persona que lleva la banda gástrica come, enseguida siente saciedad.

Dentro de las opciones de la cirugía para la obesidad, es el procedimiento más seguro. Por esta razón, se aconseja para personas con una obesidad moderada que no requieran de soluciones más radicales.

¿Quién puede ponerse la banda gástrica?

La banda gástrica está pensada para personas con obesidad que han probado las dietas estrictas y, aun así, no han logrado perder peso. Para que te hagas una idea, se aconseja a personas con un IMC de entre 35 y 40, que corresponde a una obesidad de grado II.

Para saber cuál es tu IMC, esta es la fórmula:

Peso / Estatura2 = IMC

Es decir, si tu peso es de 70 kg y tu altura es de 1’70, sería:

70 / 1’70 x 1’70 = 24,22 (peso dentro de lo normal)

¿Te ha dado una cifra superior a 35 y menor de 40? Entonces sí puedes ser buen candidato o candidata a la banda gástrica.

¿Cómo se pone la banda gástrica?

Esta operación se realiza mediante laparoscopia. Es decir, el cirujano realizará dos pequeñas incisiones en el abdomen, a través de las cuales introducirá una pequeña cámara y el instrumental que necesite para ajustar la banda gástrica. Como es una cirugía poco invasiva, el paciente suele recibir el alta en pocas horas y puede marcharse a casa.

No obstante, como en cualquier cirugía, pueden surgir algunas complicaciones, como que la banda se obstruya. Otra de las complicaciones más habituales es que la banda se desplace y deje de hacer efecto o provoque otras molestias. En cualquier caso, las complicaciones no son muy habituales, por lo que se trata de un procedimiento seguro.

 

Banda gástrica, operación pérdida de peso. redución de estómago. MediQuo, tu amigo médico. Chat médico.

¿Cómo es la vida con banda gástrica?

Las primeras 2 o 3 semanas tras la operación, solo podrás tomar líquidos y purés. Poco a poco, irás agregando también alimentos sólidos. Notarás que enseguida te llenas. Tendrás que aprender a masticar y tragar con tranquilidad para facilitar la digestión,  evitar las comilonas y optar por varias comidas pequeñas a lo largo del día (5 o 6). Piensa que, para hacerlo bien, necesitarás entre 20 y 30 minutos para cada comida.

Es importante que esta intervención se acompañe también de pautas dietéticas y de estilo de vida. Es decir, además de operarte, en la clínica te enseñarán a comer adecuadamente y a cuidarte mediante una vida activa. Obviamente, gracias a la operación, te será más fácil seguir estas pautas porque no sentirás esa necesidad de comer a todas horas.

A parte de esto, la banda gástrica permite hacer vida normal y la mayoría de personas pueden llevarla durante toda su vida.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.