La vejiga y en general todo el tracto urinario tienen sus propias bacterias, pero a veces puede suceder que se produzcan infecciones en esa zona que afectan preferentemente a la mujer en un porcentaje más alto que al hombre. Veamos qué sucede.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección de la vejiga causada por bacterias. Que la padezcan más las mujeres es debido, en parte, a que tienen la uretra más corta y cerca del ano, luego los microorganismos llegan con más facilidad desde ahí a la vagina y, después, a la uretra y vejiga.

La mayor incidencia de esta enfermedad se da entre mujeres de 20 a 40 años, sexualmente activas. En el hombre es más fácil encontrar casos a partir de los 50 debido al incremento de problemas prostáticos.

Causas de la cistitis

La infección viene por la presencia de ciertos tipos de bacterias en la zona de la vejiga urinaria como, por ejemplo, la Escherichia Coli siendo la que más número de casos produce. Vagina y uretra tienen sus propias bacterias que están presentes de manera habitual, pero pueden verse alteradas por el uso de antibióticos, anticonceptivos o enfermedades genitales.

Algunos agentes patógenos ascienden a la vejiga después del mismo coito con lo que acaba produciéndose una infección.

 

cistitis, infección de vejiga, orina. salud mujer. ginecología. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

 

Hay factores que favorecen la aparición de una cistitis:

  • En las relaciones sexuales, si se producen cambios de pareja.
  • Un coito raramente enérgico.
  • Uso de condón no lubricado o de espermicidas como método anticonceptivo.
  • Falta de evacuación de orina, antes y después del acto sexual.
  • A medida que la edad de la mujer aumenta la probabilidad de contraer cistitis crece, en especial durante épocas como, por ejemplo, la menopausia.

Síntomas de la cistitis

  • Micción dificultosa o incompleta, con ardor o dolor al inicio o final.
  • Orinar repetidamente y muy seguido, escasamente.
  • Sensación de ganas de miccionar, aunque sea poca cantidad.
  • Orina oscura y con desagradable olor.
  • Presencia de sangre en la misma.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la cistitis se puede hacer a partir de una muestra de orina de la parte media de la micción, mediante un sedimento de la misma.

Realizar una ecografía o cistoscopia se reserva para los casos en los que existe sangre en la orina y se deben descartar otras patologías.

Se trata con antibióticos para eliminar las bacterias causantes de la enfermedad, aliviar los síntomas y prevenir complicaciones o cronificación del proceso.

Para prevenir la cistitis es conveniente:

  • Llevar una dieta equilibrada.
  • Beber entre 6 y 8 vasos de agua diarios.
  • Miccionar con frecuencia sin aguantarse las ganas.
  • Orinar después del coito para expulsar las posibles bacterias que se hayan podido introducir.
  • No llevar el traje de baño mojado puesto mucho tiempo fuera del agua.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.