El colon irritable, conocido como síndrome del intestino irritable (SII), es un trastorno crónico del tubo digestivo, cuyos síntomas principales son el dolor o molestia abdominal, la hinchazón y el estreñimiento o diarrea por alteración del hábito intestinal. Es el trastorno gastrointestinal que más se diagnostica. Quienes lo sufren tienen que tener claro que es un trastorno molesto que afecta a su calidad de vida.

Causas

No se ha determinado la causa del colon irritable. Existen varias teorías, pero ninguna se ha considerado definitiva.

  1. Es un trastorno de la movilidad del colon, al producir contracciones del intestino.
  2. El SII sería una consecuencia del estrés, que podría provocarlo o empeorarlo.
  3. Es un trastorno producido por una intolerancia alimentaria. Aunque se sabe que hay alimentos, como los derivados lácteos con lactosa, o vegetales como la coliflor o el brócoli, que provocan gases y empeoran el trastorno, sin embargo se sigue investigando en este campo.
  4. El colon irritable es provocado por una sensibilidad al gas del intestino. Esta teoría indica que los nervios intestinales son de una sensibilidad tal en quienes tienen este trastorno que una cantidad normal de gases o un movimiento intestinal normal son percibidos como extremadamente dolorosos.

Los síntomas. Los criterios Roma IV

El dolor en el abdomen y la modificación del ritmo y consistencia de las deposiciones son los principales síntomas. Pero existen unos criterios, Roma IV, que tienen que darse para que se pueda decir que existe SSI. Estos son:

1. Dolor abdominal recurrente, como media, al menos un día a la semana en los últimos tres meses relacionado con dos o más de los siguientes criterios:

  • Se relaciona con la defecación.
  • Se asocia a un cambio en la frecuencia de las deposiciones.
  • Se asocia a un cambio en la forma (apariencia) de las deposiciones.

2. Las molestias deben estar presentes durante los últimos 3 meses y haber comenzado un mínimo de 6 meses antes del diagnóstico.

El tratamiento del síndrome de intestino irritable

El intestino irritable es un síndrome con brotes o fases con síntomas y otras con menos sintomatología o sin ella. En la actualidad, no hay un tratamiento curativo. El tratamiento se basa en unos adecuados hábitos de vida, con un abordaje medicamentoso y existen también unas recomendaciones nutricionales, generales y específicas.

Las recomendaciones generales son las siguientes:

  • Hacer comidas pequeñas y frecuentes.
  • Tener un horario regular en las comidas y comer relajadamente.
  • Aumentar el consumo de fibra, pero de forma progresiva.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Realizar actividades relajantes y sociales.
  • Los alimentos o preparados probióticos pueden resultar beneficiosos.
  • Identificar la sensibilidad a distintos alimentos y excluir solo los que no se toleren.
  • Marcar horarios para comer e ir al WC.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.