Es la pesadilla de los familares y amigos de las personas con epilepsia: que tengan un ataque en su presencia y no saber qué hacer. Las crisis epilépticas (antes llamadas “grand mal”) ocurren cuando las neuronas empiezan a enviarse señales eléctricas entre sí de forma descontrolada y desorganizada. Lo más llamativo son las convulsiones y espasmos musculares, pero, ¿sabías que hay otras muchas maneras de tener una crisis? Las personas con epilepsia también pueden experimentar emociones extrañas, cambiar su comportamiento, o bien parecer “ausentes”. A veces, pueden notar olores o sabores raros.

A menudo las crisis se ven precedidas de un “aura”, es decir, la sensación de que inmediatamente van a padecer una crisis. Conocer bien las propias crisis y el significado de las auras ayuda a muchas personas epilépticas a tomar las medidas adecuadas antes de empezar a convulsionar.

Causas de la epilepsia

La epilepsia es una alteración del funcionamiento del cerebro, así que la causa de origen suele ser una lesión en este órgano. Sin embargo, en muchos casos nunca se llega a saber la razón por la que una persona desarrolla epilepsia.

Entre las causas conocidas, se encuentran:

  • Enfermedades del hígado, riñones, diabetes o alcoholismo.
  • Problemas del desarrollo del cerebro antes del nacimiento.
  • Lesiones cerebrales durante el nacimiento.
  • Traumatismos que afectan a la cabeza (accidentes de tráfico, etc.).
  • Tumores cerebrales.
  • Meningitis o encefalitis.
  • Envenenamiento por plomo.

Además, también hay casos de epilepsia familiar hereditaria.

Tratamiento de la epilepsia

En primer lugar, es necesario hacer un buen diagnóstico de la epilepsia para asegurarse de que se tratan las causas subyacentes, si fuera posible. Una vez un médico especialista en neurología ha diagnosticado la epilepsia, existen principalmente 3 vías para tratarla, en función de cómo responda cada persona:

  • Tratamiento con fármacos antiepilépticos que restauran el equilibrio electroquímico de las neuronas. Esto suele ser suficiente en el 70 – 80 % de los pacientes.
  • Tratamiento farmacológico combinado, es decir, tomar varios medicamentos en lugar de uno solo.
  • Implantación de un electrodo bajo la piel del cuello que estimula el nervio vago. Para que nos entendamos, es una especie de “marcapasos del cerebro”.

Por último, si no es posible controlar la epilepsia con estos medios, se puede recurrir a la cirugía cerebral.

¿Qué hacer ante una crisis convulsiva?

Encontrarse de repente con un ataque epiléptico es terrorífico: la persona pierde el control de su cuerpo, convulsiona, tiene espasmos o pierde el conocimiento. Puede parecer una situación de extrema gravedad, ¿qué hacer entonces? En primer lugar, mantener la calma para poder ser útiles. Y, además:

  • Recuesta a la persona que convulsiona en el suelo y aparta muebles y objetos con los que pueda hacerse daño.
  • Pon a la persona recostada sobre un lado.
  • Protege su cabeza con un almohadón, chaqueta doblada o similar.
  • Quítale gafas, corbata, collares, pañuelo y cualquier cosa alrededor de su cuello.
  • Controla el tiempo que dura la convulsión. Si sobrepasa los 5 minutos, llama a una ambulancia inmediatamente. Quédate con la persona hasta que recupere la conciencia.
  • Una vez haya recuperado la conciencia, explícale con calma lo ocurrido y ofrécete a llamar a una ambulancia o a un familiar.

 

ataque epiléptico, como actuar ante un ataque de epilepsia. MediQuo, tu amigo médico, chat médico.

También es importante saber lo que NUNCA debe hacerse:

  • No intentes sujetar a la persona para evitar que se mueva.
  • No pongas nada entre sus dientes. No te preocupes, no va a tragarse la lengua.
  • No intentes darle agua o comida hasta que no haya recuperado totalmente la conciencia y pueda cogerlo y llevárselo a la boca por sí mismo.
  • No intentes practicar una reanimación durante la convulsión. Una vez haya pasado, volverá a respirar por su cuenta.

¿Tienes dudas? ¡Consúltanos!

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.