En cuanto a este tema vamos a ser bastante claros: “fumar no aporta nada saludable para la salud”. Siendo así, ¿por qué la gente sigue fumando? La respuesta es bien sencilla, la gente sigue fumando no sólo porque el cigarrillo contiene nicotina y componentes químicos que consiguen tener dependencia de ti y crear una adicción constante sino por que adquiren una dependencia del hábito de fumar en casi todos los momentos del día, ya que es una actividad que se realiza con mucha frecuencia, y con la cuál cada uno obtiene beneficios placenteros de diferentes índoles. De esto nos habla Paula Rueda, nuestra psicóloga y podrás leer el artículo haciendo clic aquí.

Que fumar mata no es nada novedoso, y no sólo te afecta a ti como fumador activo, sino que también estás poniendo en riesgo a todos los que están a tu alrededor.

¿Qué ocurre cuando decidimos dejar de fumar?

Cuando decidimos dejar de fumar, durante los primeros días experimentamos la necesidad de tener el cigarro en determinados momentos y situaciones de nuestro día a día. La dependencia que nos producen los componentes adictivos no duran más de una semana. Es en este momento, cuando debemos saber que los síntomas de abstinencia pueden ser diversos; ansiedad, aumento de apetito, irritabilidad, insomnio… A pesar de todo esto, debemos ser conscientes, fuertes y sobre todo saber que todos los síntomas serán pasajeros y que nuestro objetivo principal lo vamos a conseguir.

Nuestro cuerpo es sabio y desde el primer minuto que dejamos de fumar empieza a reaccionar, disminuye la presión arterial, el ritmo cardíaco, agudiza de nuevo el olfato y disminuye el riesgo de padecer algún tipo de cáncer como el de pulmón, lengua o garganta, entre otros. Además, potenciarás positivamente tu imagen haciendo desaparecer el molesto olor de la ropa, el amarillamiento de los dedos y lucirás una piel más saludable junto con unos dientes más blancos.

¿Qué podemos hacer para dejarlo?

  • PLANTEARLO. Medita este nuevo cambio en tu vida y marca una fecha para comenzar.
  • PONER UNA FECHA. Antes de decir “hasta nunca” al tabaco deberás disminuir el consumo de cigarrillos diarios, es un proceso que te llevará unos días. ¡Relax, vamos por buen camino!
  • CREAR UNA LISTA. Crea una lista de razones por las que has decidido dejar el tabaco, tan válidas las saludables como las que afectan al plano económico.
  • CALCULAR EL GASTO. Calcula el gasto que te produce fumar y piensa nuevos planes que puedas hacer invirtiendo ese dinero que ya no destinarás al cigarrillo. Por ejemplo, date un capricho o pégate unas vacaciones, cualquier plan que antes no podía permitir tu bolsillo.
  • CAMBIAR HÁBITOS. Cambia tu estilo de vida, horarios y hábitos. Crea nuevos momentos con los amigos o compañeros de trabajo con los que solías fumar y evita durante los primeros días las costumbres que tenías cuando fumabas. Quita de tu vista ceniceros, cigarros y mecheros.
  • PRACTICAR DEPORTE. Empieza a practicar más deporte del que hacías, esto te ayudará a aliviar las ganas de fumar y a tener mejor calidad de vida.
  • COMENTARLO CON AMIGOS Y FAMILIARES. El apoyo de los demás es fundamental para conseguir tu meta. Si tu pareja también fuma, es un buen momento para que juntos os lo planteéis.

Si a pesar de estos consejos necesitas ayuda, apúntate a algún programa para dejar de fumar y evita la recaída, el tabaco no te aporta nada bueno y recuerda, hoy es un buen día para comenzar.

¿Tienes más preguntas?  ¡Únete al siguiente grupo y apuntante al RETO: Dejar de fumar! Más de 65 mil usuarios te están esperando.

 

Comentar en grupos mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.