Llegas a casa cansada pensando en el día tan largo que has tenido. Te das cuenta de que has estado más irritable de lo habitual. Decides dormir un poco, pero aún estando cansada, no lo consigues.  Empiezas a ver un capítulo de tu serie favorita y cuando te das cuenta, estás empatizando con los protagonistas y llorando a mares. ¿Por qué? Si la situación tampoco es tan triste… Posiblemente tu estado de ánimo se deba al síndrome premenstrual (SPM). Un síndrome que afecta a muchas mujeres, que con sencillas medidas se puede disminuir su malestar.

El SPM está constituido por una amplia variedad de signos y síntomas que pueden aparecer de 7 a 10 días antes de la menstruación, llegando a su punto máximo de intensidad los 2-3 días previos.

El SPM suele darse en el 20-50% de las mujeres, de las cuales, un 5% pueden presentar síntomas considerados agudos, es lo que se conoce como trastorno disfórico premenstrual. Es más frecuente entre las mujeres de 20 a 45 años, aunque puede aparecer en cualquier época de la vida reproductiva.

Síntomas y signos

Los signos y síntomas pueden ser tanto emocionales o conductuales, como físicos.

Entre los signos y síntomas emocionales y conductuales, se encuentran:

  • Tensión o ansiedad.
  • Cambios repentinos de humor.
  • Episodios de llanto.
  • Estado de ánimo depresivo.
  • Insomnio. 
  • Problemas de concentración.
  • Cambios en la lívido.

Entre los signos y síntomas físicos, se encuentran:

  • Retención de líquidos, que puede producir mastalgia (dolor en los senos). Lee aquí ¿Sabes reconocer tus días fértiles?.
  • Inflamación abdominal.
  • Aumento momentáneo de peso por retención de líquidos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga.
  • Dolor muscular o en las articulaciones.
  • Brotes de acné.
  • Mareos.
  • Pequeños hematomas en la piel de los brazos y piernas.
  • Sensación de palpitaciones cardíacas.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Náuseas y vómitos.
  • Disminución del apetito.
  • Manía por comer alimentos específicos (sobre todo, se produce un deseo insaciable de azúcar).

¿Cómo sé que tengo SPM?

Cuando confirmas que los síntomas aparecen solamente en los días previos a la menstruación. Si los síntomas son tan intensos que interfieren en tu capacidad para trabajar o en tus relaciones personales, entonces puede que padezcas un trastorno disfórico premenstrual y deberías consultar con tu ginecólogo.

Causas y tratamiento

No se conocen exactamente las causas, pero su aparición está relacionada con cambios hormonales que ocurren durante la ovulación, previa a la menstruación. Por otro lado, hay expertos que lo relacionan con deficiencias en la nutrición como falta de vitamina B6, vitamina E, calcio o magnesio. El estrés puede ser otro factor desencadenante.

Casi siempre los síntomas del SPM se resuelven con medicamentos del tipo antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno o naproxeno, que controlan los dolores y con diuréticos que ayudan a bajar la hinchazón por retención de líquidos. Lee aquí “La diferencia entre el paracetamol y el ibuprofeno”.

Cuando las molestias son intensas, entonces lo recomendable es consultar al médico quien te realizará un estudio hormonal y, si es necesario, se puede tratar mediante la toma de anticonceptivos orales, que regularán las modificaciones cíclicas que llevan al SPM.

En el caso de tener problemas emocionales derivados del SPM (cambios de humor, etc.), lo mejor es la psicoterapia.

¿Cómo puedo prevenirlo?

El SPM no se puede prevenir. Tomando algunas medidas sencillas se puede disminuir el malestar:

  1. Llevar una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, cereales integrales, y legumbres.
  2. No abusar de las grasas saturadas, ni del azúcar, ni de la sal.
  3. Comer cantidades pequeñas, con intervalos más cortos de tiempo.
  4. Asegurase el aporte suficiente de vitamina B6, vitamina E, magnesio, calcio y ácidos grasos esenciales.
  5. Evitar el consumo de tabaco y de alcohol.
  6. No exponerse a situaciones estresantes, sobre todo en los días previos a la menstruación.
  7. Realizar ejercicio físico suave, a ser posible, todos los días.
  8. Practicar yoga o meditación.

Muchas mujeres no le prestan atención a los síntomas del SPM, y lo pasan mal. No dejes que estos problemas controlen tu vida.

 

¿Tienes dudas? ¡Consúltanos! Te leemos. 

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.