Seguramente te habrá ocurrido que después de todo un día de playa, te has quemado más de lo debido y alguna parte de tu cuerpo está algo inflamada. El hecho de tomar el sol, además de broncear nuestra piel, hace que obtengamos la vitamina D que nos ayudará al aparato óseo y al cuidado de la piel.

Puedes leer las recomendaciones para tomar el sol en este artículo pero recordemos 3 puntos muy importantes:

  • No está aconsejado tomar el sol durante las doce y cuatro de la tarde (12h – 16h).
  • Utiliza factor de alta protección cada dos horas, incluso en días nublados.
  • Mantén tu cuerpo hidratado.

Antes de conocer las recomendaciones para después de la exposición solar, ¿sabrías decir cuánto es el tiempo que necesitamos estar expuesto al sol para obtener la vitamina D?

La recomendación de los expertos es tomar el sol durante todo el año (con limitaciones) ya que obtenemos la vitamina D, la cual necesitamos de los rayos del sol para poder metabolizarla en nuestro cuerpo. Durante las estaciones de primavera y verano necesitaremos entre 10 y 20 minutos al sol, mientras que en otoño e invierno necesitaremos al menos 120 minutos para obtener la dosis recomendada de vitamina D, debido a que los meses son más lluviosos.

A pesar de que la exposición prolongada al sol sin protección produce daños irreparables en nuestra piel como eritema sol o cáncer de piel, es importante saber que el sol nos ayudará a reducir la presión arterial y a mejorar el tratamiento de diferentes patologías.

Consejos para después de la exposición solar:

  • Ducha con agua fría 

En los días de verano de calor agobiante, una ducha de agua fría te reconforta, devolviéndote el confort, el bienestar y el buen ánimo. Después de la exposición solar, lo ideal es eliminar el salitre o cloro con jabón neutro, que ayudará a la protección de nuestro pH y a la recomposición cutánea.

  • Hidrata tu cuerpo

Tu piel puede sentirse seca si tampoco la hidratas desde el interior, por ese motivo es muy importante beber agua a diario para para que tu piel se mantenga hidratada y no se escame. Tras la ducha, deberás hidratar tu piel con productos altamente hidratantes para conseguir la regeneración de las células de tu piel y recuperar la suavidad.

Uno de los remedios caseros más utilizados sería el Aloe vera. Puedes obtener un bálsamo reparador a partir de un par de hojas de esta planta. Este gel se debe aplicar en la piel tras tomar el sol y te ayudará a calmar quemaduras y daños dérmicos. ¡Aplícalo sobre el rostro, tu piel te lo agradecerá!

Si no tienes la planta, no te preocupes, ya que existen multitud de productos cosméticos con aloe vera, 100% naturales.

 

protección solar, consejos, vitamina D. Mediquo, Tu amigo médico. Chat médico.

 

  • Hidrata tu cabello

No olvides que además de tu piel, tu cabello también está expuesto a los rayos solares, además del cloro y la sal que hacen que pierda su humedad natural y por tanto acabe deshidratado, seco y sin brillo. Utiliza sprays protectores antes de la exposición solar y sprays reparadores para nutrir tu melena una vez pases por la ducha.

Puedes elaborar tu propia mascarilla casera en menos de 2 minutos. Necesitarás mezclar 4 cucharaditas de aloe vera y 2 de aceite de oliva. Aplícalo desde medios a puntas y déjalo actuar durante un mínimo de 30 minutos. Si tu cabello está muy seco, deja actuar hasta 45 minutos.

  • Cuida tu alimentación

Incluye en tu dieta diaria, frutas y verduras de temporada que sean ricas en betacarotenos, así conseguirás estimular la formación de melanina para mantener la pigmentación de tu piel. Las zanahorias, el pimiento rojo, el tomate, la calabaza, el melocotón, el mango, las cerezas, entre otras, son alimentos protectores de nuestras células.

Una buena alimentación brindará a nuestra piel los medios para librarnos de daños en el ADN de nuestras células y así evitar patologías asociadas.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.