5
(1)

Los corticoides (prednisona, hidrocortisona y cortisona) se usan para el tratamiento de muchas afecciones, entre ellas, el lupus, asma y ciertas erupciones, siempre bajo supervisión médica para evitar problemas que pueden surgir de una mala administración. Vamos a ocuparnos de los efectos secundarios de la cortisona.

¿Cómo se utiliza?

Se utiliza en el tratamiento del cáncer, como antiinflamatorio, para tratar o prevenir reacciones alérgicas, enfermedades autoinmunes, reumáticas, cutáneas, asma y otras afecciones broncopulmonares y muchas otras patologías por lo que supone una gran ayuda médica.

Se administra de diversas formas: vía oral oralmente, tópica (cremas, polvo, colirios), en forma de cremas, aerosoles e inyectables y su cantidad depende de muchos factores, como el estado general de la salud del paciente, su altura, peso y la razón por la que se administra este fármaco.

Las precauciones son necesarias, entre otras cosas, porque los efectos secundarios pueden ser graves.

Cuáles son los efectos secundarios de la cortisona

Los principales efectos secundarios que puede producir la cortisona son:

  • Edemas (el cuerpo aparece más hinchado) con aumento de volumen y peso, aunque se produce una pérdida de grasa en piernas, brazos y glúteos.
  • Rostro hinchado y enrojecido, en especial si se usa, cremas con cortisona (uso tópico).
  • Tomada sin control médico puede producir insomnio, trastornos intestinales y úlceras de estómago.
  • La osteoporosis es uno de los efectos secundarios más común, sobre todo en tratamientos largos.
  • Afecta a los ojos con un aumento de la presión intraocular y provocando cataratas.
  • Puede influir en las cifras del colesterol malo, con una subida de sus valores.
  • Elevan el azúcar en sangre, debido a que el hígado produce más glucosa, generando riesgo de hiperglucemia, lo que resulta especialmente grave en casos de pacientes diabéticos.
  • Retención de líquidos especialmente en la parte inferior de las piernas (tobillos y pies).
  • Efectos psicológicos, con cambios de humor, memoria, confusión, etc.
  • En caso de usar la cortisona inhalada pueden darse infecciones micóticas en la boca y ronquera.
  • Cuando se inyecta puede provocar adelgazamiento de la piel de esa zona, pérdida de su color y dolor intenso si se produce una reacción alérgica.
  • Puede aumentar el riesgo de contraer enfermedades provocadas por bacterias, virus y hongos.
  • Al tomar cortisona las glándulas suprarrenales producen menos hormonas lo que provoca fatiga, debilidad, náuseas y pérdida de apetito.
  • La cicatrización de las heridas es más lenta pudiendo aparecer hematomas.
  • Elevación de la presión arterial.
  • Dolores de cabeza persistentes (cefaleas), aumento de la micción y sed abundante.

Cuando el tratamiento deba suspenderse (siempre bajo indicación médica), se hará de forma gradual (en dosis descendente) nunca de forma brusca por el riesgo de inducir a insuficiencia suprarrenal aguda.

Como vemos los trastornos que puede producir un uso inadecuado de este fármaco son muchos y variados, de ahí que se debe insistir en que solo bajo prescripción médica y por el tiempo que se determine se puede tomar cortisona y siempre bajo la supervisión del médico.

¿Tienes dudas? ¡Consulta al especialista!

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.

 

 

 

¿Te ha sido útil esta información?

¡Haz clic en las estrellas para votar!

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!