Una de cada siete mujeres sufre depresión posparto (DPP) tras dar a luz, según los datos de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA). La depresión postparto se puede definir como la situación en la que hay un estado de ánimo alterado que se manifiesta con tristeza, angustia, ansiedad, irritabilidad, cambios de humor o sentimientos de culpa, problemas para dormir, dificultad en la concentración, etc.

Estos síntomas se entienden como normales en la primera semana o diez días después del nacimiento. Es lo que en el mundo anglosajón se llama “Baby Blues”. Puede afectar a un 80% de las madres y se debe a la fatiga, cambios hormonales y preocupación naturales. Estos síntomas se resuelven por sí solos y no precisan de ningún tratamiento específico.

Pero si pasa este tiempo y la mujer continúa con estos síntomas, hay que consultar con el médico. En el caso de la depresión posparto, los síntomas se agravan y pueden llegar a dificultar el cuidado del bebé y incluso el propio autocuidado de la madre. Se conoce además que los bebés de mamás con depresión posparto reciben menos atención, se les habla menos y se les estimula menos.

Generalmente, aparece entre el primer y tercer mes de vida del bebé pero puede darse incluso durante el primer año.

¿Por qué estoy triste después del parto?

Tener un bebé es un cambio importante y requiere de un proceso de adaptación tanto para el propio bebé, como para la madre y toda la família. En algunos casos ese proceso de adaptación puede costar un poco más de lo normal. Y, aunque la depresión pos parto puede afectar a todas las mujeres por igual, es cierto que hay algunos casos que, en sí mismo, favorecen su aparición.

  • Antecedentes de depresión en algún momento o depresión pos parto en antiguos embarazos.
  • Sentimientos encontrados en el embarazo.
  • Complicaciones médicas durante el embarazo o durante el parto.
  • Situación estresante.
  • Falta de apoyo emocional por parte de la pareja o la familia.

Sin duda son situaciones que pondrán a prueba el proceso de adaptación y pueden desencadenar en procesos de depresión.

Los hombres también se deprimen

Aunque no es algo conocido, los hombres también pueden experimentar síntomas parecidos y incluso desarrollar una depresión. Sin embargo, los síntomas no son tan fáciles de descubrir y por ello es menos probable que reciban el tratamiento que necesitan. Estos sentimientos les harán estar menos receptivos a sus hijos, dedicarles menos tiempo y tener menos paciencia con ellos.

Los motivos que llevan a los hombres a deprimirse pueden tener relación con el miedo a la responsabilidad de cuidar de un hijo en todos los sentidos, económico, social, educativo.

Consejos para protegerse frente a la depresión posparto

  • Expresa tus sentimientos con naturalidad. Antes, durante y después del parto. No debes avergonzarte ni sentirte mal por cualquiera de ellos.
  • Pide ayuda a tu pareja, a tu familia, amigos o a otras madres si te sientes mal, si tienes miedo o bien si no sabes cómo afrontar una situación en concreto.
  • «No puedes con todo»: sé consciente de eso. Aprende a pedir ayuda y también a decir no a aquello que no puedas o no quieras asumir.
  • Dedícate tiempo, Cuida de tu cuerpo y haz ejercicio. Te ayudarán a sentirte bien. Es la mejor base para evitar y superar una depresión.

¿Tienes dudas? ¡Consulta al especialista!

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.