Son muchas las mujeres que se plantean diferentes cuestiones sobre el deseo, el placer y los orgasmos, pero si eres hombre, esto también te interesa. Por ello, nuestra sexóloga y terapeuta de pareja, Claudia Kösler  nos da la respuesta a todo ello. Una de las cosas a destacar que nos comenta la especialista es que nos olvidemos de mirar el reloj y que disfrutemos de las sensaciones a solas o con nuestra pareja. El acto sexual no es sólo penetración si no que es mucho más que eso. Debemos seducir, jugar, fantasear, masajear y estimular a nuestra pareja para tener una relación sexual de calidad.

¿Qué puedo hacer para aumentar el deseo?

El deseo se define como las ganas de estar con una mismo, de estar acompañada por otro, de tocarse, de fantasear. En definitiva, de tener encuentros con una misma, o con otr@s, explica Kösler. El deseo no sólo se explora desde un campo si no que influyen otros como lo son la mente, las emociones y la energía.

 

Deseo, placer, orgasmos. Terapeuta de pareja, sexología. Claudia Kösler. MediQuo, tu amigo médico. Chat médico.

 

No tengo ganas de hacerlo.

Esta es una de las expresiones más utilizadas en parejas de larga duración. Para abordar este tema, Kösler propone realizar una visión general de por qué no hay ganas. En nuestra vida a nivel general, hay factores como lo son el estrés, la ansiedad o incluso la toma de algún medicamento, que puede estar interfiriendo en el deseo de nuestro bienestar general. El bienestar sexual es una pequeña cápsula dentro del bienestar general y es por ello que debemos analizar en profundidad qué nos está pasando para estar en esta situación.

Desde mi reciente maternidad no tengo ganas de hacerlo con mi pareja

En cuanto a este tema, hay que señalar que cuando se es madre, hay un cambio hormonal y por tanto hace que ese deseo o lívido descienda o ni exista, y es por una razón, “tu cuerpo se está preparando ahora mismo para cuidar a ese bebé”, confirma Kösler. Este periodo puede durar meses o incluso 2-3 años y además, es algo que no se le cuenta a las mujeres. Muchas mujeres llegan a pensar que pueden estar enfermas, pero esto no es más que un cambio biológico en tu cuerpo y además, temporal. Como recomendación, para sobrellevar este cambio es importante incluir a nuestra pareja y no sólo priorizar con el bebé. ¿Quieres saber cómo es el sexo tras el parto? Haz clic aquí.

Mi pareja me busca pero yo no tengo ganas.

Ante esta situación, lo primero de todo es el diálogo y hay que aceptar el momento vital en el que una misma se encuentra. En el caso de que no seas madre, puede ser que también hayas perdido el deseo pero es conveniente analizar cuáles son los factores negativos que te han hecho perderlo o disminuirlo, como pueden ser el estrés, conflictos con la pareja o la toma de algún medicamento. Es importante ver alrededor de una misma para ver en que se debe trabajar más. Además, cada situación dista mucho de otras por lo que hay que tener conciencia de la situación propia y conocer si se tienen las herramientas necesarias para solucionar el conflicto, de no ser así habría que acudir a un terapeuta de pareja, afirma Kösler. ¿Es cierto que hay más encuentros sexuales en vacaciones? Haz clic aquí para conocer la respuesta de la sexóloga.

 

Deseo, placer, orgasmos. Terapeuta de pareja, sexología. Claudia Kösler. MediQuo, tu amigo médico. Chat médico.

 

No siento placer en las relaciones ni tampoco es como antes.

Esto ocurre porque no tenemos la suficiente educación de nuestro cuerpo. La vagina no es totalmente sensible. No es lo mismo estimular la cabeza del clítoris, la zona G, la entrada vaginal, los labios menores o el cuello del cérvix. Si no conocemos todas esas partes, desafortunadamente el acto se centrará en la penetración y eso mayormente al sexo femenino no es lo que le da más placer, afirma Kösler.

El cuerpo tiene muchas más zonas erógenas que son aquellas partes que se estimulan y dan placer. Cada persona tiene su mapa erógeno y hay que saber identificarlo y transmitirlo a la pareja. Generalmente, los encuentros coitales acaban aburriendo, por ese motivo es conveniente explorar el cuerpo con la ayuda de la pareja.

El aspecto de la cama ya no es como antes.

En este caso nada es lineal y mucho menos en el aspecto del deseo y del placer. La evolución de una pareja hace que este aspecto no sea igual que antes. Además de seguir explorando hay algo que la mayoría de parejas olvidan y es la innovación. Kösler afirma que otro de los puntos que hay que trabajar en pareja es el diálogo ya que si decimos que la cama no es como antes es porque nuestros gustos han cambiado y eso hay que comunicarlo a la pareja, no podemos esperar a que lo puedan adivinar.

Sin darnos cuenta, cuando conocemos a alguien pasamos primero por la fase de enamoramiento, y es que al principio es la novedad, es por ello que centramos el placer en esta prioridad. A medida que pasa el tiempo, el enamoramiento pierde fuerza y no sabemos transformar eso que sentíamos en algo más estable. Junto con los conocimientos que hemos ido descubriendo de nuestro cuerpo y el diálogo con nuestra pareja conseguiremos redescubrirnos y volver a tener la pasión que tanto necesitamos.

El hecho de estar en la zona de confort sexual, implica hacer siempre lo mismo, la misma postura y sabiendo que lo poco que hacemos sale bien pero que finalmente aburre a ambas partes. “El ser humano necesita aburrirse para volver a renovarse”, explica Kösler. Cuando caigáis en el aburrimiento es el momento perfecto para buscar una oportunidad con vuestra pareja y así renovarse. Haz tareas que antes nunca has hecho, propón nuevos juegos, e incluso juegos de mesa eróticos en el que cada uno tiene un rol con la única misión de explorar y disfrutar juntos. De hecho, afirma Claudia que no hay que estar en una productividad constante sexual, nuestro cuerpo necesita descansar, por ello es importante tener espacio y respetar el del otro.

 

Deseo, placer, orgasmos. Terapeuta de pareja, sexología. Claudia Kösler. MediQuo, tu amigo médico. Chat médico.

 

También el aburrimiento se da cuando no se está en pareja, una misma puede estancarse en el plano sexual, Claudia recomienda realizar lecturas de novelas y películas eróticas. Otro de los recursos que nos propone para año nuevo es crear nuestro propio relato sexual, es decir, desarrollar nuestro propio cuento erótico, a solas o en pareja, dándole rienda suelta a nuestra fantasía erótica ideal y releerla cada vez que queramos conectar con ese deseo.

“El deseo necesita novedad, aire y espacio” son los tres factores importantes que  así define Kösler. Si estamos en pareja 24h pegados el deseo desaparece por completo. Es importante echarse de menos y que cada una tenga su vida personal, que juntos formen una nueva vida pero que no se olviden de manera individual. La calidad sexual necesita también de uno mismo y de su espacio.

No llego al orgasmo

El orgasmo es una respuesta emocional de un punto de placer máximo, es una lectura mental, afirma Claudia. El orgasmo no es la meta, de hecho puede ser el comienzo. Si no llegas al orgasmo puede ser que la manera de estimular no sea la adecuada. Uno de los errores que más se comenten es que la mujer no se auto-estimulan y por tanto no sabe qué ni como le gusta que le hagan. ¡Tranquila! si no llegas al orgasmo hay solución pero nunca debes pensar que se debe a un trastorno mental. Kösler comenta que en parte se debe a una falta de educación sexual y conocimiento corporal además de un punto muy importante como lo es la relajación.

 

Consultar ahora. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico. App salud.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.

¿Te ha sido útil esta información?

¡Haz clic en las estrellas para votar!

¡No hay votos! Sé el primero en votar

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!