No se lo contamos a nadie y hace tiempo que lo padecemos. Cuando me ocurrió mi primer gatillazo, pensamos que era algo transitorio, pero no. Volvió a pasar una vez más y otra, y no encontramos la solución. Si estás pasando por esto…¡Calma! No eres el único. Los problemas de erección son más comunes de lo que piensas y hablarlo con tu médico es la mejor decisión.

¿Qué es la disfunción eréctil?

Es la incapacidad de lograr o mantener una erección con suficiente firmeza como para tener relaciones sexuales satisfactorias. Es uno de los problemas sexuales más comunes en los hombres. De hecho, en España, la padecen el 10% de los hombres y el porcentaje aumenta hasta el 30% en varones de 40 a 70 años, según la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA).

Que alguna vez te haya ocurrido es normal. Todos podemos estar nerviosos o cansados, pero si la disfunción eréctil o gatillazo se transforma en un problema que persiste, te puede generar depresión y afectar la relación de pareja. Incluso puede ser una señal de que algo no funciona bien en tu corazón.

Básicamente, una erección se produce porque el pene se llena de sangre debido a la excitación. Si hay dificultades en esa irrigación sanguínea, entonces no habrá erección.

¿Qué la causa?

Se debe una combinación de problemas físicos y psicológicos.

Causas físicas

  • Diabetes, Hipertensión, Obesidad y Colesterol alto
  • Abuso de alcohol, tabaco y drogas
  • Ingesta de algunos medicamentos (por ejemplo, algunos de los que tratan la depresión)
  • Enfermedad cardíaca o Ateroesclerosis
  • Trastornos neurológicos.
  • Enfermedad de De la Peyronie: tejido cicatricial dentro del pene
  • Complicaciones por cirugía de próstata

Causas psicológicas

El cerebro cumple un papel importante en la activación de los mecanismos que provocan la erección. Por eso, algunas situaciones pueden provocar la falta de erección:

  • Depresión, ansiedad u otros trastornos mentales
  • Estrés
  • Obsesión después de un primer gatillazo

¿Cuándo acudir al médico?

Si la disfunción eréctil o gatillazo se prolonga durante al menos tres meses, debes consultar al médico. No le ocultes información, muchos hombres pasan por lo mismo y existe una solución.

¿Qué tratamiento puedo tomar?

En principio, lo primero que hay que hacer es entender que tu problema de erección no es una vergüenza ni te hace menos hombre. Hablar con tu pareja es esencial para que te brinde su apoyo.

Por otro lado, existen fármacos para lograr la erección. El medicamento sildenafilo por ejemplo (la famosa pastilla azul), es uno de ellos. Además, hay cremas que se aplican dentro de la uretra a través del orificio del pene. Otras alternativas pueden ser las inyecciones, los dispositivos de vacío o incluso las prótesis para casos más extremos. Tu médico valorará cuál es el más adecuado en tu caso y hará un estudio previo para ver que no tengas contraindicaciones.

Cuando la causa de la disfunción es psicológica, la terapia psicosexual es una opción para ti y tu pareja.

También puedes contribuir teniendo hábitos saludables como hacer ejercicio, mantenerte en forma, no fumar y evitar el abuso de alcohol, todo ello mejorará tus erecciones.

Sea cual sea la solución que te de el médico no olvides que por mucha pastilla que tomes la excitación se produce con el juego sexual… ¡disfruta de tu vida en pareja!

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.