Apenas has dado la gran noticia de tu embarazo y ya están todos realizando los pronósticos de si será niño o niña y contando mitos sobre esta etapa que te espera durante 9 meses completos. Llamadas, mensajes y visitas, coincidiendo todas en preguntarte cómo estás, cómo tienes la barriga… si la tienes puntiaguda será niño; si tienes fuerte náuseas por la mañana será mellizos; si te tiñes el pelo podrá afectar al bebé. En fin, infinidad de mitos que nadie se ha tomado el trabajo de corroborar, pero que todos/as repiten sin parar.

Lo cierto es que alrededor del embarazo y su proceso, hay muchos mitos que es mejor conocer para no caer en saberes populares poco fiables. Por eso, te proponemos revisar algunos de los mitos más comunes y ver qué dice la ciencia al respecto.

Si tu barriga es redonda es niña, si es puntiaguda niño: FALSO

No hay evidencia científica que avale esta afirmación. La forma de la barriga de una embarazada se debe a dos factores:

  • El tamaño del bebé (los niños suelen pesar más, por ello a veces las barrigas son grandes).
  • La posición del feto en el vientre. Si tiene la espalda hacia el frente, el estómago se verá más puntiagudo, pero si la espalda está paralela con la de la madre, el abdomen se verá más aplanado. La manera más común de conocer el sexo de tu bebé es a través de una prueba de ultrasonido, a las 22 semanas de gestación.

Si tienes acidez estomacal durante el embarazo, entonces tendrás un bebé peludo: CASI VERDADERO

Expertos de la Universidad Johns Hopkins realizaron un seguimiento a 64 mujeres embarazadas durante 2006. Del total, 28 de ellas señalaron que sufrían de acidez moderada o severa y cuando dieron a luz, los bebés de 23 de esas madres tenían una cantidad de cabello similar al promedio o incluso más abundante. Además, 10 de las 12 que no sintieron acidez tuvieron bebés con menos cabello que el promedio. Sin embargo, la ciencia aun no logra determinar que la relación entre estos dos factores sea necesariamente que uno sea la causa del otro. La acidez y la cantidad de pelo se debieron, en realidad, a las hormonas del embarazo que son las mismas que regulan el crecimiento de cabello en el feto y las que relajan los músculos que mantienen el ácido dentro del estómago.

Si te tiñes el cabello, puedes dañar al bebé en el embarazo: FALSO

Este mito se debe a la posibilidad de que los agentes químicos de los tintes puedan absorberse por el cuello cabelludo y lleguen al bebé. Un estudio de la Consejería de Sanidad y Política Social Murciana, asegura que la aplicación de tintes durante el embarazo parece segura para el desarrollo fetal y recomienda utilizar guantes, mantener el tinte el menor tiempo posible, hacerlo en un lugar ventilado y enjuagar bien el cuero cabelludo.

Ciertos medicamentos pueden dañar al bebé durante el embarazo: VERDADERO

Los expertos aseguran que hay algunos antibióticos que no son dañinos para el bebé: el 86% de las mujeres embarazadas toma alguno durante su gestación. Pero lo más importante es que siempre debe ser el médico quien lo recete. No obstante, hay ciertos medicamentos que es recomendable evitar en la gestación, como por ejemplo los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) que a partir de la semana 30, debido al riesgo de cierre prematuro del conducto arterioso (pequeño vaso que comunica la aorta con la arteria pulmonar) y de hipertensión pulmonar persistente. Lo mismo ocurre con los antiepilépticos, ya que algunos a altas dosis pueden generar daños a largo plazo. No olvides consultar con tu médico si tomas alguna medicación y prevés quedarte embarazada, no debes interrumpir ningún tratamiento por tu cuenta ni tampoco tomar ninguno sin que tus médicos o comadronas te lo aconsejen.

Tener relaciones sexuales puede provocar el parto: FALTA MÁS EVIDENCIA

Es una de las creencias más extendidas, sobre todo si tienes relaciones durante el último trimestre de embarazo. La evidencia muestra que no hay diferencia en el momento del parto entre las mujeres que tuvieron o no relaciones sexuales. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Cádiz, reveló que los movimientos generados por un orgasmo, junto al semen, pueden favorecen la contractilidad uterina, el borramiento o acortamiento del cuello uterino y la dilatación cervical, que son manifestaciones clínicas típicas que se dan antes del parto; aunque practicar sexo durante el embarazo no se puede considerar un desencadenante del parto.

Hay muchísimos más mitos sobre el embarazo, pero si tienes dudas lo mejor es consultar a tu médico.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.