La noticia de que estás embarazada te provoca una ilusión enorme pero que sea un embarazo de riesgo te hace sentir miedo. Pensar que con la llegada de un bebé te cambiará la vida para siempre es emocionante. También te puede generar incertidumbre, que todo salga bien, que puedas descansar o alimentarte lo suficiente. Por más que suene alarmante lo que te haya confirmado tu ginecólogo, no te asustes, sigue los consejos y ya verás que todo saldrá como quieres.

¿Qué es un embarazo de riesgo?

Un embarazo de riesgo implica que tú y tu bebé tenéis un mayor riesgo de tener problemas de salud durante el embarazo, el parto y el postparto. Pero esto no significa necesariamente que tu vida o la de tu bebé corran peligro. Un embarazo de riesgo necesita más atención de la habitual. Supone que deberás realizar cuidados extras durante tu embarazo. Es posible que necesites más reposo y más controles médicos que otras mujeres embarazadas, así como algún tipo de medicación o complementos alimenticios.

El embarazo de riesgo puede deberse a varios motivos, como la presencia de una enfermedad previa, o hábitos poco saludables.

Los factores de riesgo más comunes en mujeres jóvenes son:

  • Enfermedades. Padecer ciertas enfermedades como diabetes, obesidad, hipertensión crónica, problemas respiratorios, trastornos en la coagulación de la sangre, síndrome del ovario poliquístico o problemas renales pueden poner en riesgo tu salud y la del bebé.
  • Hábitos poco saludables. Fumar, beber alcohol en exceso y consumir drogas pueden generar problemas durante los 9 meses de gestación.
  • Intervenciones quirúrgicas. Cirugías en el útero, u operaciones abdominales.
  • Problemas en el embarazo. La mala ubicación de la placenta, un crecimiento anormal del feto, o diferencia entre el grupo sanguíneo de la madre (Rh negativo) y el bebé (Rh positivo).
  • Embarazo múltiple. Si esperas mellizos, trillizos o más bebés, puede ser considerado de riesgo.
  • Las mujeres primerizas mayores de 35 años son más propensas a presentar riesgos para su edad.

Embarazo de riesgo, tratamiento, reposo, prevención, vida sana. mediQuo, tu amigo médico. Chat médico. Ginecólogo.

¿Se puede prevenir?

Si padeces algunos de los factores que implica tener un embarazo de riesgo, o si simplemente deseas hacer todo lo posible para evitarlo, puedes seguir una serie de hábitos saludables que disminuyan las posibilidades de tener problemas durante la gestación. Estas son algunas pautas que puedes seguir:

  • Dieta saludable. Trata de seguir una dieta equilibrada que incluya frutas, verduras y cereales, carnes y pescados.
  • Ejercicio. Realiza ejercicio regularmente, con supervisión médica.
  • Evita los excesos. No fumes, evita el alcohol y las drogas.
  • Vacunación. No te olvides de tener las vacunas al día y también las que te recomiende el ginecólogo.
  • Ácido fólico. Toma al menos 400 microgramos de ácido fólico todos los días antes y durante el embarazo. El ácido fólico o folato es una vitamina B (B9) que ha demostrado reducir significativamente el riesgo de que el bebé tenga defectos del tubo neural.
  • Visita médica. Realiza los controles antes y durante el embarazo.

La mejor forma de saber si tu embarazo es de riesgo es que tu médico te examine, te realice los estudios necesarios y evalúe el diagnóstico.

Embarazo de riesgo, tratamiento, reposo, prevención, vida sana. mediQuo, tu amigo médico. Chat médico. Ginecólogo.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.