Un embarazo normalmente se produce por la fecundación del espermatozoide en el óvulo y la posterior anidación de este en el útero de la mujer. En un porcentaje muy pequeño de casos y por causas que luego veremos, puede que la anidación no se produzca donde debería y se haga en las Trompas de Falopio, en el cuello del útero, ovario o abdomen: Esto sería un embarazo ectópico o extrauterino.

Lo habitual en estos casos de embarazo ectópico es que el desarrollo del embrión se produzca en las Trompas de Falopio, pero, el hecho de que no lo haga en el útero, provoca anomalías que terminarán por hacer que la gestación se interrumpa, debido a que el crecimiento del feto es inviable.

A veces se produce un aborto espontáneo en la fase embrionaria, pero en otras ocasiones, es precisa la cirugía para extraer el feto y evitar que provoque daños a la madre que pueden ser graves, como la rotura de una de las trompas, por ejemplo. En este caso la intervención quirúrgica debería hacerse de forma urgente debido al peligro y la hemorragia que provocaría.

 

embarazo ectópico, trompas de falopio. Mediquo. Tu amigo médico, chat médico. Ginecología, Obstetricia.

 

Causas del embarazo ectópico

La causa más común de un embarazo ectópico es la obstrucción de las Trompas de Falopio que impide el paso del óvulo fecundado hacia el útero. Las razones de esta implantación anormal se pueden encontrar en diversos motivos:

  • Haber sufrido alguna enfermedad inflamatoria en la pelvis (EIP).
  • Ligadura de trompas.
  • Reproducción asistida.
  • Enfermedades de transmisión sexual.
  • Anticonceptivos, por una ralentización en el movimiento del óvulo fecundado.
  • Un aborto previo inducido.
  • Usar DIU (Dispositivo intrauterino como método anticonceptivo).

Síntomas del embarazo ectópico

Existen una serie de síntomas que ponen en alerta ante un previsible embarazo ectópico:

  • Dolor abdominal o pélvico de forma intensa.
  • Sangrado vaginal anormal.
  • Malestar general, con mareos, pulso más rápido y molestias en la zona intestinal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sensibilidad en los pechos.
  • Dolor en los hombros.

Las cosas empeoran si se produce una ruptura en la zona en la que se encuentra el embrión, llegando a problemas peritoneales y shock.

Diagnóstico y tratamiento

No resulta fácil diagnosticar este tipo de embarazo porque sus síntomas se pueden confundir con otras dolencias. De ahí que se realicen determinadas pruebas si existen sospechas de que se haya podido producir:

El tratamiento efectivo se consigue mediante un medicamento en la fase embrionaria que recetará el ginecólogo para su expulsión o la cirugía (laparoscopia o legrado) en caso de que las Trompas de Falopio estén bien.

En los casos más graves puede aparecer sangrado y shock, por lo que es precisa la intervención urgente para extirpar el feto e, incluso extraer la trompa dañada.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.