Todos hemos pasado alguna vez por una situación estresante, a veces las cosas se vuelven difíciles de sobrellevar. Estas situaciones nos superan y no sabemos cómo hacer frente. Las situaciones pueden durar muy poco tiempo o alargarse. Y en esto último es donde viene el problema. ¿Qué hacemos? Tenemos dos caminos: huir o luchar. Nuestro cuerpo es partícipe de todo ello, pero si no ponemos soluciones puede llevarnos a sufrir ciertas enfermedades. En momentos así, es complicado manejar nuestras emociones, nos encontramos en una situación de lucha constante, con necesidad de comprender lo que nos está pasando y sin tener respuestas que nos hagan ver la realidad. El estrés llama al miedo, a la tristeza y a la ansiedad. Esto es un cocktel de sensaciones muy fuertes que se vuelven preocupantes y afectan a nuestra salud de forma negativa.

¿Qué dice mi cuerpo ante una situación de estrés?

Ante una situación como la que hemos descrito anteriormente, el cuerpo se prepara para ello, y puede pronunciarse de las siguientes maneras:

  • Tensión muscular y rigidez en la mandíbula
  • Insomnio
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estómago
  • Cambios de peso
  • Irritabilidad o apatía.
  • Ausencia de deseo sexual
  • Problemas de memoria

 

¿Qué pasa si el estrés se cronifica?

El hecho de no tener las herramientas necesarias para actuar sobre las situaciones difíciles, nuestro cuerpo hace crónico estos cambios produciendo:

  • Tensión alta
  • Alteraciones en la piel: acné, eccemas
  • Ansiedad y depresión
  • Aumento del riesgo de infarto
  • Contracturas musculares y bruxismo.

 

Es muy importante, detectar esa situación. Es necesario actuar de inmediato para evitar que se vuelvan enfermedades crónicas.
Puedes ayudarte de lo siguiente:

  • Dieta equilibrada y ejercicio regular. Evita cafeína, alcohol, tabaco y otros tóxicos.
  • Practica técnicas de relajación como el yoga
  • Busca momentos para disfrutar de ti y para disfrutar con los demás.

Si sientes que te cuesta alcanzar tus objetivos y liberarte del estrés, consulta con un profesional para que consiguas controlar las situaciones de estrés.

 

*Consejo validado por el equipo médico de mediQuo.