Cada vez somos más los que nos preocupamos por nuestra alimentación, y para llevarlo a cabo es imprescindible saber interpretar el etiquetado, tanto la tabla nutricional, como los ingredientes. Después de recorrer los pasillos del supermercado en busca del producto más saludable, nos damos cuenta de que hay más productos “saludables” de los que pensábamos y nuestra pregunta es, ¿realmente son tan sanos como su envoltorio indica?. Ante la duda, siempre será mejor saber leer el etiquetado y sacar nuestras propias conclusiones. Nuestra dietista, Laura Villalta, nos ha preparado esta guía para considerar un producto antes de comprarlo.

Con la entrada en vigor del Reglamento del Parlamento Europeo sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, es obligatorio que aparezca la información nutricional en el etiquetado de la mayoría de los alimentos transformados.

¿Cómo debemos interpretar el etiquetado?

Esta etiqueta tiene que detallar toda la información del alimento, como su origen, los ingredientes que lo componen, el valor nutricional de todos ellos,  los alérgenos e incluso su modo de conservación.

  1. En primer lugar debemos mirar la lista de ingredientes, que siempre se enumeran de mayor a menor cantidad. Debemos detectar cuales no son adecuados, por ejemplo la grasa de palma o palmiste, cantidades excesivas de azúcar como la dextrina, maltodextrina, sacarosa, jarabe de glucosa, almidón modificado de maíz, aditivos, más conocidos como los E-XXX, los edulcorantes artificiales como aspartamo, ciclamato, sacarina, acesulfame K. Todos estos ingredientes conviene evitarlos o tomarlos en pequeñas cantidades.
  2. En segundo lugar debemos fijarnos en la tabla nutricional. Un producto puede ser sano pero muy calórico, no son cosas incompatibles, explica Villalta.

 

Etiquetado de los alimentos, tabla nutricional. Dietética y nutrición. Laura Villalta. Mediquo , Tu amigo médico. Chat médico.Etiquetado de los alimentos, tabla nutricional. Dietética y nutrición. Laura Villalta. Mediquo , Tu amigo médico. Chat médico.

 

¿En qué orden aparecen los valores nutricionales?

Lo primero que nos aparece son las calorías por 100gr de producto, debemos calcular cuantas calorías vamos a tomar de ese producto para no excedernos en nuestra dieta.

A continuación nos muestra las grasas, y dentro de las grasas cabe señalar:

  • De las cuales saturadas: en este apartado debemos tener en cuenta que si un producto es elevado en grasas, también lo será en calorías, y si además las grasas saturadas son elevadas, será perjudicial para nuestra salud cardiovascular.

Más abajo encontramos los carbohidratos, un producto con un alto contenido de este nutriente habrá que tomarlo con moderación ya que no es recomendable un consumo excesivo por su relación con la obesidad, en especial si los carbohidratos son “de los cuales azúcarados”, en este caso debemos evitar su ingesta y tomarlo de forma muy ocasional.

Las proteínas son las siguientes en esta lista, las tenemos de origen vegetal y animal, teniendo en cuenta la lista de ingredientes, podremos saber de que origen son. La OMS recomienda un consumo de 50-50 proteínas animal y vegetal.

A continuación nos aparece la fibra, muy importante, ya que un producto que tenga un 8% de fibra nos asegura que los carbohidratos presentes en el alimento se asimilarán más lentamente y además mejorará el tránsito intestinal.

Por último nos aparece la sal o sodio, la gran olvidada pero de gran importancia. Un producto con grandes cantidades de sal, no es recomendable independientemente del resto de ingredientes. La OMS recomienda un consumo limitado de 5 gramos de sal al día o 2 gramos de sodio, en adultos sanos para así evitar enfermedades cardiovasculares.

 

alimentos saludables, Etiquetado de los alimentos, tabla nutricional. Dietética y nutrición. Laura Villalta. Mediquo , Tu amigo médico. Chat médico.

Recomedación

“Nunca debemos valorar un producto por su apariencia ni por la frase que anuncien para venderlo”, señala Laura. Visualizar un campo de trigo en el embalaje de unas magdalenas cargadas de azúcar y de grasa de palma, no las convertirá en sanas, al igual que una margarina en un envase verde con el titular de “aceite de oliva”, no la convertirá en sana, cuando en su tabla nutricional podemos ver que está compuesta por grasa de palma y gasas hidrogenadas, con sólo un 2% de aceite de oliva, apunta Villalta.

¿Te has quedado con dudas?

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.