Los famosos forúnculos son algo con lo que todo el mundo tiene que verse las caras alguna vez. Te ayudamos a identificar y lidiar con el problema.

Su origen es una bacteria (no son espinillas), que infecta un folículo piloso, y se desarrolla una colección de pus o absceso. La bacteria en cuestión es la Staphylococcus aureus, pero hay otras bacterias que actúan en la superficie de la piel y que pueden provocar también el forúnculo.

Pueden producirse en cualquier lugar del cuerpo, especialmente en áreas de vellos, húmedas como nalgas, ingles, axilas, muslos, rostro y cuello y puede tratarse de una afección crónica que se reproduce periódicamente o ser algo ocasional. Empiezan como una zona rosada en la piel pero luego evolucionan hacia una especie de globo o saquito lleno de agua, una especie de quisteSi este conjunto de agua drena por sí mismo hay menos dolor; en caso contrario, el dolor es mayor en la zona afectada.

Los factores de riesgos pueden ser los siguientes:

  • Enfermedades de la piel
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Cirrosis
  • Insuficiencia renal
  • Uso de drogas
  • VIH
  • Higiene personal deficiente

Síntomas

  • Es una protuberancia que crece rápido y que puede llegar a ser tan grande como una pelota de golf, lo cual da idea del enorme tamaño que pueden alcanzar.
  • Tiene pústulas, es decir, un centro de color amarillento o blanquecino.
  • El forúnculo puede hacerse “amigo” de otros existentes (denominado ántrax) o diseminarse a otras áreas de la piel.
  • Puede haber un enrojecimiento de la zona cercana al forúnculo, y picazón en la misma.

Las pruebas que se hacen pueden comprender un cultivo, para detectar la bacteria o bacterias implicadas.

Tratamiento

Puede que el forúnculo se cure solo, pero puede que se complique y que haya más dolor a medida que se llene de pus. Usualmente después de un par de semanas se abren para drenarse y se curan. Para dar velocidad al proceso, puedes aplicarte toallitas húmedas y calientes. Lo que nunca debes hacer, y hay que reconocer que somos muy dados a hacerlo, es querer arreglar el asunto por ti mismo y cortar, raspar con las uñas o explotar el bultito, ya que podemos infectarlo más. En los casos más acentuados, puede ser que el forúnculo requiera una cirugía.

¿Cómo consigo tener limpio un forúnculo de forma que el problema no aumente?

Lo mejor es seguir una serie de pautas preventivas:

  • Ten limpio el furúnculo en sí y su zona adyacente.
  • Usa toallitas o apósitos nuevos para cada uno.
  • Una higiene de manos es básica: lávate las manos siempre después de tocarte uno.
  • No reutilices las toallitas que hayas usado en la cara o en otras zonas.
  • Asegúrate de que los tiras en un lugar en el que su líquido no pueda tocar con otro elemento limpio.
  • Lava sábanas, toallas o cualquier cosa que hay estado en contacto con el agrupamiento de pus que constituye el forúnculo.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.