El agua es uno de los métodos de curación más antiguos y seguros. Puede ser usada para enfermedades agudas y también en enfermedades crónicas.

¿Qué es la hidroterapia?

La hidroterapia es la utilización del agua como agente terapéutico, en cualquier forma, estado o temperatura. Los tratamientos pueden incluir, entre otros, compresas frías o calientes, baños calientes, chorros de alta potencia, salas de vapor

Los factores fundamentales de la hidroterapia son el mecánico y el térmico, a los cuales hay que añadir un tercer factor químico, por la posibilidad de actuación biológica de sustancias disueltas en el agua, y otro relacionado con la acción inespecífica mediada por las respuestas sistémicas.

Los efectos terapéuticos que puede producir el agua son: antiflogístico (o antiinfamatorio), trófico (estado saludable de los tejidos corporales), vasorregulador, hemostático, hipotérmico, analgésico, espasmolítico, sedante, diurético y diaforético. De estos efectos terapéuticos se derivaran los beneficios sobre diferentes patologías que desarrollaremos posteriormente

Aunque lo más habitual es realizar los tratamientos en centros especializados como spas o balnearios, también se pueden realizar terapia en el domicilio.

Aplicación de la hidroterapia

Externa: Se aplica en la superficie corporal.

  • Agua caliente: favorece el sistema inmunitario. Es vasodilatador (dilatación de los vasos sanguíneos).
  • Agua Fría: Efecto vasoconstrictor (constriñe los vasos sanguíneos) por lo que es ideal para tratar hinchazones e inflamaciones.
  • Contraste: Alternar agua caliente con fría está especialmente indicado para el sistema endocrino, así como la estimulación de la glándula suprarrenal.

Interna: Se aplica en cavidades corporales y se extrae posteriormente.

  • Oídos: Ayuda a eliminar restos de cerumen en el oído externo. Nunca se puede realizar si se sospecha perforación de la membrana timpánica.
  • Cavidad oral: Limpieza de impurezas, hidratación.
  • Vagina: Recomendada en algunos casos de vaginosis aunque sin evidencia científica.
  • Colon: Recomendada para la eliminación de restos fecales y toxinas del colon. Se debería realizar por un profesional, aunque clásicamente se ha realizado en el propio domicilio. Los beneficios descritos de esta técnica son: alivio de la fatiga, mejora del sistema inmunológico, tratamiento de cefalea, obesidad, artritis. Existen muchas controversias entre la comunidad científica ya que si bien no hay efectos secundarios si se realiza correctamente, no hay evidencia científica sobre sus supuestos beneficios.

Tipos de tratamiento con hidroterapia

  • Baños: Los baños pueden ser totales o parciales y la temperatura puede variar según el tipo de aplicación que se quiera dar.
    • Baños de inmersión: pueden ser totales o parciales.
    • Baños de vapor: se utiliza vapor a gran temperatura que se proyecta sobre la zona a tratar tapándose posteriormente con una toalla.
    • Baños de contraste: se aplica agua a diferentes temperaturas alternativamente.
    • Baños de remolino: su efecto radica en la presión que ejerce el agua sobre la parte del cuerpo afectada.
    • Baños galvánicos: se utiliza agua combinada con electricidad.
    • Hidromasaje termal: se trata de un baño con agua azufrada que activa la circulación sanguínea.
  • Duchas: Su efecto se produce por la presión que ejerce el agua fragmentada al salir de la ducha.
  • Chorros: La aplicación de agua a alta presión a través de un solo agujero lo que permite concentrar la acción sobre un punto determinado.
  • Aditivos: La acción del agua puede complementarse mediante la adición de sustancias en el baño como sales minerales.
  • Lavados: Se realizan pasando un paño húmedo sobre la piel.
  • Compresas: Son un tipo de envolturas a las que se adicionan hierbas con fines medicinales.

Indicaciones terapéuticas

  • Inflamaciones agudas: Fiebre muy alta (tratamientos con agua fría: compresas de agua fría en cuello y vientre o frotación general con agua fría o baño templado a 38 ºC, 10 minutos).
  • Aparato circulatorio: Hemorroides y varices (baños alternos locales). Mejora los edemas por insuficiencia renal o cardíaca (baño templado de 1 a 2 horas, renovando el agua para mantenerla a 38 ºC).
  • Enfermedades reumáticas: Los resultados obtenidos de la aplicación de la hidroterapia son muy positivos. Tratamiento de la artritis reumatoide (baño caliente, 38 ºC, 10 minutos), de la fibromialgia, de la espondilosis anquilopoyética y en el caso de trofismo muscular (andar en piscina caliente).
  • Enfermedades cutáneas: Úlcera de decúbito, quemaduras (enfriar la zona con agua a temperatura ambiente durante 5 minutos), congelaciones (baño con oxígeno y povidona yodada).
  • Parto: favorece la dilatación y la analgesia.
  • Neuralgias, mialgias y dolores viscerales: Dolores crónicos, recuperación de ejercicio físico intenso.
  • Traumatismos articulares: Rehabilitación en la reconstrucción de los ligamentos cruzados.
  • Sistema nervioso: Sedante general. Síndromes vegetativos. Parálisis y paresias flácidas, parálisis espásticas, ataxia. (Rehabilitación en piscina de agua caliente).

¿Tienes dudas? ¡Consulta al especialista!

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.