Quien tiene niños pequeños en casa sabe que la temporada de mocos, tos y fiebre puede abarcar los 12 meses del año. Los meses de invierno son más propensos a que cojan más virus e infecciones, por ello es necesario tratarlos y sobre todo conocer cuándo hay que administrarle los fármacos recomendados por el pediatra y en qué dosis.

Cualquier padre o madre se puede alarmar si su hijo presenta fiebre, de esto diremos que la fiebre no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa del cuerpo para ganar a las infecciones. Si la fiebre es demasiado alta hay que controlarla con medicación.

¿Qué hacer si tu hijo muy pequeño tiene dolor?

Cuando el niño pequeño tiene dolor los padres tienen que preguntarse cuánto le duele y qué clase de dolor es. El dolor puede ser leve, moderado o intenso. Pero como es difícil determinar la intensidad cuando el niño es pequeño o si se trata de un bebé, es el médico el que debe determinar dicho dolor.

Respecto al tipo, se puede diferenciar entre el dolor inflamatorio, que puede deberse a un golpe o a una infección de garganta u oído, y el resto de tipos de dolor. En cualquier situación en la que el niño se queja de dolor hay que ir al pediatra, que, una vez establecida la causa, recetará los analgésicos usuales: paracetamol o ibuprofeno. La efectividad máxima de los analgésicos se produce entre una y dos horas tras la toma.

 

mediquo jarabe niños. Ibuprofeno y paracetamol en niños. Analgésicos, antitérmincos, calmantes, antiinflamatorio. Pediatría. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

Administrar las dosis exactas

Para evitar las reacciones adversas de los fármacos en los niños, que pueden consistir en molestias estomacales, náuseas y vómitos principalmente, es importante darles la dosis prescrita por el pediatra. Además, cabe indicar que los niños están constantemente en crecimiento y las dosis variarán respecto a su peso.

Recordemos que tanto el ibuprofeno como el paracetamol son antitérmicos, es decir, sirven para bajar la fiebre y ambos también son analgésicos, es decir, calmarán el dolor. La única diferencia que ya comentamos en el artículo de estos dos fármacos, es que el ibuprofeno es antiinflamatorio, por ello si sólo hay fiebre, debemos optar por el paracetamol. Ahora bien, si el niño está activo, es decir, no presenta síntomas de malestar general no es necesario la toma del medicamento, seguramente la fiebre baje. Si la fiebre persiste y es más frecuente debes consultar con el pediatra para ajustar la dosis de paracetamol.

Aunque existe una corriente muy extendida de alternar ambos fármacos en niños, no hay una evidencia científica que avale esta práctica y por tanto no es aconsejable. En muchas ocasiones, la fiebre no bajará por completo, por ello debemos comprobar y valorar que el niño haya mejorado en su malestar general.

Además debes saber que:

  • El uso de paños húmedos es desaconsejable.
  • El niño tiene que estar siempre hidratado y procurar que los líquidos contengan hidratos de carbono.
  • La fiebre en sí no causa ningún daño cerebral, ni ceguera, ni sordera, ni muerte.

En caso de empeoramiento se debe consultar siempre al pediatra en caso de que haya:

  • Irritabilidad y llanto excesivo.
  • Rigidez en el cuello
  • Dificultad para respirar
  • Manchas en la piel
  • Escasez de orina
  • Vómitos

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.