Este problema, muy común entre mujeres de cualquier edad, se traduce en la pérdida no voluntaria de orina, y conllevará a que el día a día sea muy limitante para quienes lo sufren. Un estudio sobre salud íntima, indica que el 25% de las mujeres ha tenido pérdidas de orina alguna vez en su vida. Para controlar este problema se suele recurrir a tratamientos con medicamentos y a intervenciones del tipo quirúrgicas como veremos más adelante.

¿Cuáles son las causas que originan la incontinencia?

Se dará la incontinencia cuando la presión en el interior de la vejiga es superior a la presión en la uretra. Estas pérdidas se notan al toser, al tener una relación o en la práctica de una actividad física.

Las causas más importantes son:

  • Un daño neurológico
  • Una alteración del esfínter externo y de los músculos que componen el suelo pélvico
  • Mal funcionamiento del esfínter interno por una relajación inadecuada o lesión orgánica

Existen también ciertas enfermedades que pueden derivar en una incontinencia urinaria, como son:

Otras causas pueden ser una operación en el intestino, la edad avanzada, obesidad o carencia de ejercicio.

 

ejercicios kegel. Incontinencia urinaria en mujeres. MediQuo, Tu amigo médico. Chat médico. Salud mujer

¿Qué tratamientos se pueden hacer?

  • Medidas en la dieta

Las mujeres que padecen incontinencia deben atender a los líquidos que toman para evitar la formación numerosa de orina dado que ciertos alimentos estimulan la vejiga y aumentan las ganas de orinar constantemente. Estos alimentos pueden ser la cafeína, el alcohol, las frutas más cítricas, el picante y el chocolate, entre otros. Para mejorarlo debes tomar líquidos en pequeños sorbos para controlar la incontinencia urinaria de urgencia y así, por otro lado, estarás evitando el estreñimiento.

  • Tratamiento con medicamentos

El fin de los fármacos es lograr que la vejiga  esté preparada para relajarse sin contraerse y que la uretra siga cerrada mientras se llena. Los fármacos más utilizados son los anticolinérgicos, los cuales consiguen que aumente la tolerancia del llenado vesical y la continencia.

Entre los anticolinérgicos más utilizados se citan la oxibutinina, el flavoxato, la propantelina, la metantelina y el cloruro de trospio.

  • Cirugía

Existen diferentes soluciones quirúrgicas, según el tipo de incontinencia, las características de la vejiga y la uretra. Esta opción se ofrecerá a mujeres que han probado con otras medidas más conservadoras y que continúan teniendo problemas con las pérdidas. Este tratamiento es más invasivo pero a la vez consigue una solución en los casos más difíciles. 

  • Autosondaje intermitente

La técnica se realiza introduciendo una sonda en la vejiga a través de la uretra. La aplicación más usual es la incontinencia que tiene su causa en un daño neuronal, o sea, un daño en los nervios que se encargan del control de la micción. Con dicha sonda se logra que la vejiga se vacíe por completo y así no se producirán los escapes de orina.

  • Entrenamiento de la vejiga

Se trata de ejercicios de entrenamiento de los músculos del suelo pélvico, de forma que la paciente aprende a aguantar el impulso de la salida de la orina. Estos ejercicios son conocidos como Kegels y ayudarán en la incontinencia por estrés o de urgencia.

  • Estimulación eléctrica intravaginal

Su meta es conseguir que el suelo pélvico se contraiga por medio de la estimulación del nervio.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.