Las intolerancias alimentarias están siendo bastante comunes en nuestros días. Son problemas que afectan al sistema digestivo y que requieren de un estudio profundo hasta diagnosticarlas.

Qué es la intolerancia la fructosa

La fructosa es un tipo de azúcar que proporciona energía y se halla en las frutas, aunque no en todas por igual.

La intolerancia a la fructosa se debe a una mala absorción de esta debido a que no se metaboliza en el intestino, provocando distintos grados de malestar (flatulencias, diarrea, etc.).

La cantidad máxima de fructosa que se debe consumir por persona y día es de 35 grs, pero en ocasiones se sobrepasa este límite y no por comer demasiada fruta, sino por tomar alimentos procesados, refrescos y zumos de bote.

Por supuesto, el hecho de padecer una intolerancia a la fructosa no debe suponer dejar de comer fruta. Algunas de las que tienen más cantidad de este azúcar son:

  • Mango, melocotón, dátiles, manzana, pera y caqui.
  • Hay algunas hortalizas en las que podemos encontrar fructosa como la remolacha, berenjena o la zanahoria.
  • El azúcar refinado, sorbitol y algún endulzante como el jarabe de arce.

Diagnóstico de la intolerancia a la fructosa

La persona que sospeche que no absorbe bien la fructosa o tenga intolerancia a la misma lo primero que debe hacer es acudir al especialista para que haga el estudio correspondiente. Si tienes otro tipo de molestias por el consumo de otros alimentos, aquí podrás leer la información de las intolerancias más comunes.

Para diagnosticar esta enfermedad se emplea el test del aliento o test de hidrógeno espirado que mide la producción de hidrógeno después de la ingesta de fructosa o el sistema de prueba-ensayo, tomando pequeñas cantidades de alimentos que portan este azúcar, aumentando la dosis según la tolerancia.

 

Intolerancia a la fructosa, alegia, frutas, azúcar, nutrición, mediquo, tu amigo médico. Chat médico.

 

Síntomas de la intolerancia a la fructosa

Las molestias que provoca esta enfermedad dependen de la cantidad ingerida y de la tolerancia de cada paciente:

  • Flatulencias y abdomen hinchado.
  • Afecta al sistema inmunológico reduciendo las defensas.
  • Cansancio e irritabilidad. Existen estudios en los cuales se demuestra que la irritación del intestino no permite sintetizar la serotonina que es un neurotransmisor que controla el ánimo de la persona.

Incluso se asocia la intolerancia a la fructosa con estados de depresión.

Qué hacer ante la intolerancia a la fructosa

Se pueden tomar ciertas medidas para disminuir las molestias que la intolerancia puede ocasionar:

  • Reducir el consumo de zumos y néctares.
  • No tomar excesivos higos secos.
  • Ajustar el consumo de miel.
  • Cuidado con los llamados alimentos light porque llevan fructosa.
  • Moderar el consumo de uvas, peras, manzanas, dátiles, etc.
  • Tener cuidado con la cantidad de cereales en el desayuno.

Es mucho mejor comer fruta entera como el coco, aguacate y papaya y beber zumos de cítricos que ayudan a la digestión de la fructosa.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.