Viajar ya sea por placer o por negocios es una maravilla, sobre todo cuando se hace a lugares lejanos, de distintas culturas. Pero hay un efecto que tienen estos desplazamientos y se trata del jet-lag. Vamos a ver qué es y cómo se puede combatir.

¿Qué es el jet-lag y cuáles son sus síntomas?

El jet-lag o síndrome de los husos horarios sucede cuando, al viajar, se atraviesan meridianos, por lo que se cambia de hora en cada uno de ellos, lo que produce un desequilibrio entre el reloj interno que todos los seres humanos tenemos y el nuevo horario del lugar al que se va.

Se conoce también como disritmia circadiana y las consecuencias más conocidas son:

  • Alteraciones en el sueño, con insomnio o somnolencia excesiva.
  • Fatiga durante el día.
  • Dificultades para desenvolverse en las tareas habituales.
  • Trastornos diarreicos o de estreñimiento.
  • Sensación de malestar.
  • Cambios de humor.
  • Dolor de cabeza, sequedad nasal, deshidratación, etc. Son debidos a haber permanecido muchas horas en la cabina de un avión en las condiciones de presión y falta de humedad de ese lugar.

No es necesario padecer todos los síntomas; hay personas que tienen algunos de ellos y se considera jet-lag igualmente.

Evitar los efectos del jet-lag

  • Existe la posibilidad de prevenir ciertos efectos de este síndrome, ajustándose de forma gradual al horario del sitio al que se va a viajar. (Por ejemplo, en el sueño, acostándose a distinta hora en función del horario de destino).
  • Dormir durante el viaje también resulta conveniente, así como mantenerse hidratado, bebiendo agua y líquidos (no alcohol, ni café). Es importante, una vez estemos en casa, dormir en la oscuridad, y salir a pasear y contactar con la luz solar al despertar. Estimula la producción hormonal que regulará nuestro ritmo circadiano.
  • Aprovechar la luz solar es una buena medida para que el reloj del cuerpo humano se restablezca, también hacer un poco de ejercicio físico ayuda.
  • Una vez en el lugar de destino las bebidas con cafeína (si se toman que sea por la mañana), sirven para combatir la somnolencia.
  • Tomar alimentos ricos en melatonina (hormona que regula el sueño) como los frutos secos, legumbres, pescado, huevos y frutas. Existen en el mercado suplementos de melatonina,  Es importante que sea un profesional sanitario quien atienda tanto la prescripción, como la dosificación y duración del tratamiento con esta hormona.
  • Es importante ajustar el reloj para acostumbrarse desde el principio al nuevo huso horario y también las comidas que se efectúen, para controlar los problemas gástricos que pueden dar lugar a diarreas o estreñimiento.
  • Si se viaja con frecuencia a lugares lejanos es muy probable que la persona conviva a menudo con el jet-lag, además de que con la edad los efectos se acentúan.
  • El médico puede recetar ciertos medicamentos que ayudan a dormir para protegerse de los efectos del jet-lag, pero esto se determinará en función del paciente y nunca se deben tomar de forma unilateral.

¿Tienes dudas?

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.