En ocasiones después de la fecundación el embarazo no se desarrolla como estaba previsto y sucede lo que damos en llamar aborto espontáneo, perdiéndose el ser que se estaba esperando. En esos casos el médico tiene que actuar para evitar que la madre sufra más daños y extraer el contenido que ha quedado dentro del útero.

¿Qué es el legrado?

El legrado es una técnica quirúrgica empleada por los ginecólogos que consiste en el raspado de las paredes del útero con el fin de limpiarlo y recoger tejido de esa zona después de un aborto espontáneo.
Se realiza con anestesia total o parcial. Se puede llevar a cabo solamente durante los tres primeros meses del embarazo.

Cómo se realiza el legrado

Lo primero es ensanchar la vagina para observar el cuello del útero; para esto se emplea un instrumento llamado espéculo. Tras esto se procede a la dilatación del cuello uterino (también llamado cérvix) con el fin de introducir los pequeños aparatos que limpiarán la mucosa.

El aparato que limpia las paredes del útero es una varilla que dispone de un mango sujetado por el ginecólogo desde el exterior. Con esto se raspa el interior extrayendo el endometrio. Esta varilla dispone de una cámara que permite dirigir mejor la limpieza del cérvix; se calienta coagulando las pequeñas heridas que se pueden producir con lo que se evita el sangrado. La intervención dura 15 minutos y es poco invasiva como se puede ver.

 

legrado, aborto, embarazo, ginecología, obstetricia, ventana fertil. Mediquo, tu amigo médico. Chat médico.

 

El embarazo después de un legrado

Una mujer sometida a un legrado puede desarrollar sus actividades cotidianas en cuanto se encuentre bien. Durante las primeras 24 horas después de la intervención, puede notar algún dolor abdominal o en la pelvis que se calma mediante los analgésicos habituales. Se pueden producir sangrados vaginales en las dos semanas siguientes al legrado.

Pero lo más importante es la recuperación emocional tras la pérdida de una vida para una futura madre. Las dudas sobre si puede pasar lo mismo otra vez e, incluso, pensar en si se podrá volver a quedar embarazada son muy lógicas, además del duelo. En cuanto a la recuperación física, lo mejor es que el útero cicatrice adecuadamente antes de un nuevo embarazo. Dejar pasar unos 90 días en los que se puede garantizar una normal regulación hormonal para que un embrión se desarrolle en su interior.

La alimentación también es importante. Comer abundantes frutas y verduras, alimentos ricos en hierro que ayuden a superar la anemia, legumbres, alubias, verduras de hoja verde, pescados… Ayudar con Vitamina C y magnesio, ricos en este último son los frutos secos y el cacao. Es importante cuidarse para recuperar el ánimo y las ganas cuanto antes.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.