A la misma hora y en el mismo sitio. ¿3 de la mañana y estás sin dormir?, ¿no sabes cómo ponerte para coger la postura? Si has mirado el móvil 5 veces, te has destapado, sacado un pie, bebido agua y recontado el rebaño entero de ovejas no te preocupes porque no estás sólo en esto… ¡Te damos la clave para que duermas mejor y no seas un zombi por las mañanas!

¿Qué te quita el sueño?

Empecemos por saber qué es el insomnio. El insomnio es un trastorno del sueño que no nos deja dormir. Afecta a más del 37% de la población adulta, y presenta numerosos síntomas como la dificultad para dormir varias horas seguidas, despertares constantes, somnolencia diurna y bajo rendimiento laboral . En otras palabras: que no te aguantas ni tú.

Puede ser consecuencia de enfermedades mentales, del corazón o cambios hormonales. Por eso, es muy importante descartar esas causas realizando la consulta con un profesional y sobretodo no automedicarse sin prescripción.

Vamos a lo que vamos. Pasar las noches en vela es una situación tan cotidiana que en más de una ocasión hemos experimentado, ya sea por el estrés de exámenes, trabajo, relaciones personales o los problemas de cada uno. La higiene del sueño es tu solución contra el estrés.

Contar ovejitas ya no se lleva

Si has llegado hasta aquí es porque estás desesperad@ buscando los mejores consejos para dormir como un bebé, levantarte en unas horas como nuev@ y con un estado de ánimo que ni quién presume de dormir a pierna suelta. Me temo que mañana será un día duro, como cualquier comienzo,  pero confía. Lo agradecerás.

La higiene del sueño incluye una serie de buenos hábitos. Cumplirlos requiere de esfuerzo, pero no te preocupes que poco a poco caerás en brazos de Morfeo, nuestro Dios de los sueños. Dicho todo esto:

  1. Establece un horario fijo. Sí, sí, igual que cuando te levantas, desayunas a las ocho y comes a las dos. Intenta cenar dos horas antes de meterte en la cama.
  2. Aficiónate a las cenas ligeritas. Por eso es muy importante realizar 5 comidas diarias para no llegar con ansiedad a la noche y devorar todo lo que esté a tu alcance.
  3. Evita cafés y tés a media tarde. Cuidado con la cerveza porque aunque digamos que nos da sueño (cosa que sí ocurre), a medianoche se metaboliza en nuestro organismo y nos hace despertarnos y encima hace que ronquemos. ”Yo nunca ronco, ¿verdad?. No, que va…”
  4. Siestas cortas. Si eres siestero, lo mejor es hacer no más de 15 min. La mente no necesita más tiempo para relajarse.
  5. Realiza deporte al menos 3 horas antes de irte a la cama, sino lo que conseguirás es activarte aún más.
  6. Relájate. Toma un baño, lee un libro o haz alguna técnica de respiración y  conseguirás relacionar tu cerebro con estas pautas para estar más predispuesto a dormir.
  7. Desconecta el móvil. Eso en la cama, N-O. Mañana tendrás tiempo para contestar a whatsapps y bichear Instagram, Facebook y lo que te apetezca. Ahora no es el momento.
  8. Apaga luces y cierra cortinas. La habitación debe estar a oscuras, en silencio y con una temperatura media, “ni frío ni calor”. No olvides que la cama y la almohada también juegan un papel vital en el descanso.
  9. Deja de hacer vida en la cama. Resérvala para dormir (y para el sexo).

Y no menos importante, olvídate de todo y a dormir. ¡Buenas noches!

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.