¿Cuándo deben preocuparnos nuestros lunares?

“Ese lunar que tienes cielito lindo junto a tu boca…” Seguramente que todos hemos cantado alguna vez esta canción tradicional mexicana y si bien los lunares pueden ser bonitos y distintivos, es imprescindible controlar su estado, tamaño, color y forma, ya que cualquier cambio puede derivar en un problema de salud previsible.

¿Qué son los lunares?

Son pequeños crecimientos en la piel, generalmente de color marrón oscuro, que se desarrollan a partir de las células que producen el pigmento cutáneo. Casi todos tenemos entre 10 y 45 lunares y en la mayoría de los casos no causan ningún problema.

Pueden tener distintos aspectos:

  • Colores: marrones, color canela, negros, rojos, azules o rosados.
  • Texturas: suaves, arrugados, planos, con relieve o con vello.
  • Formas: redonda u ovalada.
  • Tamaños: suelen tener alrededor de 6 mm de diámetro, pero pueden llegar hasta 2,5 cm.

Suelen aparecer durante la infancia o adolescencia, en cualquier parte del cuerpo, y nos acompañan durante toda la vida. Con el tiempo, pueden cambiar de color, tamaño y textura.

¿Hay que controlarlos?

Si bien en raras ocasiones los lunares pueden generar problemas, es importante que controlemos su evolución. Una encuesta de la Academia Española de Dermatología y Venereología, reveló que casi 22 de cada 100 personas no revisa los lunares de su piel y que el 75,9 % nunca ha visitado al dermatólogo para que le examine algún lunar.

La autoexploración de tu piel es fundamental y se tiene que hacer al menos una vez al mes. Es el primer paso para la detección precoz del cáncer de piel, especialmente el melanoma.

La guía ABCDE puede ayudarte:

La letra «A» representa la asimetría. Un lunar es asimétrico si una mitad es diferente de la otra.
La letra «B» representa el borde. Investiga si tus lunares tienen bordes irregulares.
La letra «C» representa el color. Es señal de alarma si cambian de color, tienen muchos colores o presenten un color raro.
La letra «D» representa el diámetro. Controla si tus lunares han crecido desproporcionadamente.
La letra «E» representa la evolución. Revisa si tus lunares han cambiado (forma, color, textura, etc.) o si se vuelven negros.

El melanoma es el cáncer cutáneo más letal de todos: aunque representa el 10 % de los casos, es el responsable del 90 % de las muertes por cáncer de piel.

En qué situaciones debo ver al dermatólogo:

Consulta al dermatólogo cuando tengas un lunar que presenta los siguientes síntomas:

  • Dolor.
  • Picor o ardor.
  • Sangra o segrega algún líquido.
  • Vuelve a crecer después de haber sido eliminado.
  • Es nuevo, pero tú tienes más de 30 años.
  • Da un mal resultado en alguna de las letras de la guía ABCDC.

Prevención

Aunque una anormalidad en los lunares no tiene porque implicar un melanoma, es importante seguir las siguientes recomendaciones, ya que los rayos del sol (rayos ultravioletas) se han relacionado con este tipo de cáncer de piel:
No exponernos al sol entre las 10 de la mañana y las 2 del mediodía.
Utilizar cremas con filtro solar todo el año, aunque esté nublado, que tengan una protección mínima de 15 FPS.
Evita las cabinas de rayos UVA.

 

*Contenido validado por el equipo médico de médico de mediQuo.