Las causas del mal aliento, conocido también por halitosis, pueden ser muy diversas, desde enfermedades bucales, pasando por una deficiente higiene de la boca, abusar de determinados alimentos y afecciones hepáticas, renales… Todo esto puede provocar halitosis.

Alimentos que pueden causar halitosis

La halitosis está asociada a unas bacterias que se localizan en la lengua y la cavidad bucal, que al metabolizar los alimentos desprenden gases y otras sustancias que provocan mal olor.

El ajo, cebolla, alcohol, alimentos grasos, quesos, sardinas, col, alcachofas, productos lácteos, picantes, pueden producir esa sensación de mal aliento que es muy desagradable tanto para el paciente como para quien se encuentra cerca de él. Para evitarlo se necesita mantener una adecuada higiene bucal (de hecho hay que hacerlo siempre, pero muy concretamente tras consumir estos alimentos).

Las dietas hipocalóricas también son responsables de casos de halitosis. La falta de hidratos de carbono existentes en alimentos como arroz, legumbres, patatas y cereales provoca que el cuerpo humano metabolice grasas, incrementándose las cetonas en la sangre y orina. Cuando se elimina acetona a través del aliento nos encontramos ante casos de mal aliento.

Otra de las causas, relacionadas con la alimentación, que pueden producir halitosis, es el llamado reflujo gastroesofágico, agravado por determinados alimentos (los que hemos comentado antes).

Algunas patologías que afectan al aparato digestivo pueden provocar también este problema, como, por ejemplo, la gastritis, hernia de hiato, cáncer de estómago… así como las caries, roncar o padecer de llagas en la boca.

Aunque no tenga que ver con la nutrición, el tabaco es otra causa debido a los aditivos con los que se elabora.

Determinados medicamentos provocan halitosis porque producen sequedad en la boca o también al descomponerse sus sustancias químicas en el organismo y llegar hasta el aliento.

Cómo combatir la halitosis

  • Es importante tomar alimentos que estimulen la producción de saliva. La boca seca hace que las bacterias presentes en ella no se puedan regular de forma adecuada. Tomando cítricos se ayuda a la secreción de saliva.
  • Tomar verduras que contengan clorofila, como las acelgas, espárragos verdes, canónigos, guisantes o judías verdes entre otras.
  • El té verde es un remedio natural para controlar la halitosis.
  • Beber agua abundante hace que se segregue más saliva.
  • Comer varias veces al día en pequeñas cantidades. Con la masticación y deglución de alimentos la saliva realiza su función de mantener la limpieza bucal.

Prevención del mal aliento

Cepillarse bien los dientes, encías y lengua, usar hilo dental y colutorio permite prevenir la aparición del problema. Es importante reemplazar el cepillo, o los cabezales si es eléctrico, habitualmente para evitar las bacterias que se encuentren en él.

¿Tienes este problema? Haz clic en el siguiente botón y únete al grupo de remedios caseros. ¡Consulta a la comunidad de expertos y sal de dudas!

 

Comentar en grupos mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.