¿Te identificas con la imagen? Muchas mujeres cuando cumplen 45 años de edad empiezan a darle vueltas a una idea: la menopausia llegará en cualquier momento. Pensamientos negativos invadirán tu cabeza, pero ¡conserva la calma! Todas pasaron o pasarán por lo mismo. Lo más importante no es preocuparte sino ocuparte: es muy importante conocer los cambios que experimentará tu cuerpo para poder evitar los problemas y mejorar tu calidad de vida.

La menopausia marca el fin del ciclo de la ovulación y es el período de la vida adulta de la mujer que no tiene menstruaciones regulares. Suele producirse entre los 45 y 55 años y es un período biológico en el que los ovarios reducen la producción de hormonas sexuales (estrógeno y progesterona). La menopausia no ocurre de un día para otro, irás experimentando cambios en tu cuerpo que te anticiparán su llegada. Este período se llama climaterio y debes prestar atención a algunos signos y síntomas:

  • Menstruaciones irregulares
  • Calores, sofocos
  • Insomnio
  • Sequedad vaginal
  • Cambios de humor
  • Aumento de peso
  • Menor cantidad de cabello
  • Mayor vello facial
  • Pérdida de masa ósea

No es una enfermedad

La menopausia es un proceso natural que no puedes evitar, pero sí aliviar y prevenir sus síntomas. Esto mejorará mucho tu calidad de vida, tu aceptación y la felicidad del momento vital que te toca iniciar.

Terapia hormonal

La terapia hormonal es la más utilizada. Intenta compensar la falta de producción de estrógeno y progesterona y es la opción más eficaz para aliviar los calores o sofocos, prevenir la pérdida de masa ósea o dormir bien. Pero siempre deberás consultar a tu médico, quien adecuará le tratamiento a tus necesidades. El estrógeno vaginal también se suele utilizar y sirve para aliviar la sequedad vaginal y mejorar las relaciones sexuales. Puede administrarse por vía oral o tópica.

Por último, aquí van consejos que contribuirán a tu bienestar general y podrán aumentar tu calidad de vida:

  • Deja de fumar
  • Evita los excesos (grasas, alcohol, café)
  • Mantén una alimentación equilibrada. La soja parece que tiene un modesto beneficio sobre los sofocos, pero los estudios no son concluyentes.
  • Haz ejercicio de manera frecuente
  • Controla tu estrés
  • Duerme

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.