Según el tipo de cirugía que te vayan a realizar y según tus antecedentes patológicos, es probable que te soliciten una o todas las pruebas complementarias, para ello en este artículo nuestra anestesióloga, Esther Méndez te lo explicará a continuación. Dichas pruebas generalmente se tienen que haber realizado en los 6 meses previos a la cirugía con un máximo de un año:

  1. Analítica: Será una analítica básica en la que seguramente se pedirá:
    1. Hemograma: En el hemograma los tres parámetros más importantes son
      1. Hemoglobina: sirve para comprobar que no estés anémico antes de someterte a una cirugía en la que se pueden producir pérdidas sanguíneas
      2. Leucocitos (conocidos como glóbulos blancos): sirve para comprobar que tienes un correcto nivel de defensas (no han de estar por debajo de los valores normales) y para descartar que no haya ningún proceso infeccioso (no han de estar por encima de los valores normales)
      3. Plaquetas: participan en el proceso de la coagulación y ayudan a reparar los vasos sanguíneos cuando se lesionan para evitar el sangrado
    2. Coagulación. Sirve para comprobar que los diferentes factores que intervienen en la coagulación funcionan correctamente. Estas pruebas pueden estar alteradas si se toma tratamientos anticogulantes (p.ej. sintrom) o si se tiene una incorrecta función hepática
    3. Bioquímica: se solicitarán algunos parámetros para ver la función renal, enzimas hepáticas, iones como el sodio y el potasio y la glicemia. Dado que se suele solicitar la glicemia, es conveniente realizar la analítica en ayunas
  2. Radiografía de tórax: Se realiza para evaluar:
    1. El parénquima pulmonar y la pleura (que no hayan nódulos o masas no conocidos previamente, ni condensaciones que podría ser neumonía), desviaciones en la tráquea, derrame pleural, edema pulmonar 
    2. El corazón, solo nos permite descartar que no haya una silueta cardíaca demasiado grande como en la miocardiopatía hipertrófica o en la miocardiopatía dilatada. No permite evaluar la función cardiaca
  3. Electrocardiograma (ECG): Permite comprobar el ritmo cardíaco y descartar diferentes tipos de arritmia. También permite estudiar los bloqueos cardiacos y puede aportar parámetros indirectos de hipertrofia ventricular

Con los resultados de estas pruebas se te programará una visita con el Anestesiólogo para comprobar que todo está correcto previo a la cirugía. El objetivo de dicha visita es:

  1. Realizar un documento preoperatorio en el que se recoge:
    • Las alergias medicamentosas o alimentarias o a sustancias como el látex
    • Los hábitos tóxicos, es decir si fuma, si bebe alcohol o el consumo de drogas. Es aconsejable dejar dichos hábitos completamente mínimo 10 días previos a operarse ya que disminuye el riesgo de complicaciones, aunque somos conscientes de su dificultad.
    • Los antecedentes patológicos, es decir todas las enfermedades que presente o haya presentado el paciente
    • Los antecedentes quirúrgicos, le preguntará los tipos de cirugía y anestesia que le han realizado previamente y si ha habido algún problema. En este momento es importante explicar si ha presentado vómitos o nauseas postoperatorios o si es una persona que se marea con facilidad. Es muy poco frecuente vomitar en el postoperatorio pero en algún caso se puede dar y es preferible avisar a su anestesiólogo para que le ponga fármacos especiales preventivos para las náuseas y vómitos
    • La medicación habitual que toma. Es frecuente que su anestesióologo pueda visualizar dicha medicación en el ordenador pero a veces no está actualizada así que es recomendable llevar preparada la medicación que toma, el horario y la cantidad. 
    • Se recogerán los resultados de las pruebas complementaria realizadas previamente
    • Estudio de la vía aérea. Le hará una serie de pruebas como abrir la boca, ponerse de lado o extender el cuello hacia arriba. Esto se realiza para evaluar la facilidad o no de colocarle el tubo orotraqueal necesario para realizar una anestesia general. 
    • Le preguntarán su peso, su talla y la edad (seguramente ya la sepan) para realizar los cálculos de las dosis de los diferentes fármacos que se administran para hacer una anestesia. 
  2. Se le explicarán las diferentes opciones del tipo de anestesia que le pueden realizar. Igualmente, normalmente no suele coincidir el anestesiólogo que le realiza el preoperatorio con el que anestesiólogo que le duerme en quirófano, que será quien tomará la decisión última del tipo de anestesia a realizar. 
  3. Le darán un consentimiento informado específico conforme acepta el ser anestesiado. Seguramente previamente, también haya firmado el consentimiento conforme acepta la cirugía que le van a realizar.
  4. En función de la medicación que tome, se le darán unas pautas de si hay alguna medicación que deba dejar previamente. Algunos de los fármacos que se suelen suspender son anticogulantes y/o antiagregantes como el sintrón®, pradaxa®, xarelto®, plavix®, adiro® (este último a veces no se suspende)… Es importante que dicha medicación la suspenda exactamente como le recomiende su anestesiólogo ya que eso hará que no tenga riesgo de sangrado excesivo en la cirugía, pero tampoco de formar trombos (coágulos) en el cuerpo que le pueden ser perjudiciales.
  5. Por último, le explicarán el ayuno previo que tiene que hacer. Generalmente se recomienda no tomar nada 6 horas previas a la cirugía, en algunos casos si que puede tomar su medicación habitual con un sorbo pequeño de agua si así se lo indican.

Intente estar tranquilo, relajado y bien alimentado los días previos a ir a quirófano ya que esto también ayudará a su recuperación.

¿Tienes dudas? ¡Consulta a nuestros especialistas en el chat! 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.

 

 

 

¿Te ha sido útil esta información?

¡Haz clic en las estrellas para votar!

¡No hay votos! Sé el primero en votar

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!