Todos alguna vez hemos oído hablar de este tipo de pastillas, las que tienen el efecto placebo. En cierto modo, adelantaremos que el estado en el que nos sentimos en muchos casos anticipará el estado en el que nos sentiremos, es decir, si creemos que algo nos va a doler, nos dolerá y si pensamos que algo nos tranquiliza, nos tranquilizará. Dicho así, esto es lo que explicaría el efecto placebo.

Antes de conocer más sobre este efecto, la palabra placebo tiene su origen en el latín y significaría “complacer“, pero realmente deberíamos conocer qué significa placebo en nuestra actual lengua  y la RAE lo define como “sustancia que carece de acción curativa pero produce un efecto terapéutico si el enfermo la toma convencido de que es un medicamento realmente eficaz; tiene el mismo aspecto, gusto y forma que un medicamento verdadero pero está hecho de productos inertes y sin ningún principio activo“.

¿Realmente son válidas las pastillas placebos?

Debemos decir que la aparición del efecto tiene un fuerte pilar mental. La mente es la encargada de decidir si estaremos bien o mal en relación a la pastilla que hemos tomado. Pero no sólo podemos decir que el efecto placebo se encuentre en la medicación.

 

El poder de la mente. Pastilla placebo. MediQuo, tu amigo médico. Chat médico. Psicología. Medicina General.

 

En el mundo del deporte, hemos sido testigos de cómo han anunciado pulseras para conseguir el equilibrio. Dichas pulseras eran meramente un producto placebo porque a ciencia cierta no se ha comprobado que produjeran mejoras y que por tanto más allá de la autosugestión son irrelevantes. Dejando a un lado el tema deportivo, ¿quién no ha confiado en un objeto, en una prenda o en un color para que algo pase como quiere? Esto también podríamos llamarlo placebo porque la respuesta hacia nuestro cuerpo tiene un mecanismo muy potente y que por tanto influirá positivamente en nuestra forma de ver las cosas, en nuestra capacidad para hacer algo, en nuestro rendimiento y sobre todo en nuestra confianza.

Para que nos entendamos, el efecto es una respuesta de nuestra mente y que por tanto tiene una reacción en nuestro organismo.

Debemos recalcar que el placebo no cura, ya que no es un tratamiento, sólo genera un estado de bienestar en nuestro cuerpo y no influye en enfermedades que requieran intervenciones o tratamientos médicos.

¿Cómo nace el placebo?

Para conseguir que la evaluación de los medicamentos sean correctos, se elabora un estudio de doble ciego. Para los que no lo sepáis sería tal que así: se compara el fármaco con un placebo; se forman dos grupos, los individuos del grupo intervención recibirán el fármaco a estudio, mientras que en el grupo control recibirán placebo, sin conocer cuál es cuál. Esto es así, porque sino cualquier sustancia farmacológica daría un resultado positivo ante la prueba.

 

estudio de ciego. Pastilla placebo. MediQuo, tu amigo médico. Chat médico. Psicología. Medicina General.

 

De la mano del efecto placebo podemos destacar otros efectos y son:

  • Efecto nocebo: este se da cuando piensas que algo tan inocuo te hará daño y acaba haciéndotelo.
  • Efecto lessebo: por el contrario este efecto se da cuando en un ensayo clínico piensas que estás siendo tratado con el placebo pero en realidad estás siendo tratado con el fármaco. En esta situación, un fármaco efectivo podría dejar de tener efecto.

De hacer un tratamiento con placebo, siempre ira bajo supervisión médica y se dará cuando no exista un tratamiento farmacológico eficaz y si tras su consideración, se da por hecho que tendrá utilidad bajo un tratamiento de psicoterapia. Funcionará bien con personas que tienden a ser hipocondríacas dado que su principal problema es psicológico y no sufren una patología real diagnosticada.

 

*Contenido válido por el equipo médico de mediQuo.