¿Alguna vez te has encontrado con una persona la cual se queja por todo, siempre tiene que poner su opinión negativa ante cualquier tema de conversación que surja y todo le parece mal?
Seguramente que tu respuesta sea que sí. Todos hemos conocido o conocemos a alguien con ese comportamiento que normalmente no soportamos o nos cansa mucho el simple hecho de tenerlos en nuestro entorno. Nuestra psicóloga, Paula Rueda, nos ayuda a identificarlas y a evitar la intoxicación. ¡Presta atención!

Las llamadas personas tóxicas, no son simplemente personas negativas sin más, ya que tenemos que diferenciar entre una persona que sea negativa en sí, de otra que es tóxica.

¿Cómo podemos detectar a las personas tóxicas?

Pues bien, las Personas Tóxicas son personas negativas, que además tienen la particularidad de hacer que los demás también lo sean o se amarguen con su negatividad.

Normalmente las personas tóxicas son muy insistentes con los temas que les interesan y suelen criticar todo en general, -pocas cosas se salvan de sus críticas negativas-. Al ser tan persistentes en sus opiniones negativas, desgastan mucho a las personas que están a su alrededor, llegando al punto de intoxicación de esas personas.

¿Qué podemos hacer para evitar intoxicarnos?

En esta intoxicación las personas se vuelven mas negativas y grises, teniendo una visión sesgada y crítica de la realidad, ya que constantemente la persona tóxica ha estado influenciando en como vemos las cosas, provocando una visión negativa ante ellas.

Es por eso por lo que, para evitar esta influencia, debemos:

  • Identificar rápidamente a la persona tóxica y sus temáticas, no dando rienda suelta a su desahogo de negatividad.
  • Intentar mantener un circulo de seguridad donde podamos controlar los temas de conversación y mantenernos alejados de los temas en los que solo existan quejas y críticas.
  • Rodearnos de personas positivas, cuantas más mejor ya que como en todo siempre habrá alguna persona negativa o más tóxica de la cuenta, pero si la mayoría de nuestros amigos son positivos, finalmente el ambiente se tornará así.

Si estamos ante un familiar, amigo, conocido o compañero de trabajo con el cual, obligatoriamente, tenemos que establecer una relación cordial, lo recomendable es hablar directamente con la persona para que respete ciertos temas que nos hacen estar incómodos y llegar a un punto común de convivencia donde al menos prime un clima neutral, explica Rueda.

Una recomendación de lectura para este tema sería el libro de Bernardo Smateas, “Gente Tóxica“. Este libro tiene como objetivo describir las distintas personalidades tóxicas más frecuentes con las cuales convivimos a diario en los diferentes medios en los que nos movemos (el ambiente laboral, la familia, las instituciones, los amigos) y lo que nos causan dichas toxicidades, es decir sus efectos y sus consecuencias. Nos brinda información para saber qué hacer y cómo hacer para ser libre de todas ellas y de todas estas personas que a diario tratan de enfermarnos la vida. En definitiva, los consejos te harán conseguir unas relaciones más saludables y positivas.

¿Tienes dudas? ¡Consulta al especialista!

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.