El pie de atleta es una afección muy común en verano que puede ser difícil de eliminar, pero que es fácil de prevenir con las siguientes recomendaciones.

¿Hongos en los pies?

El pie de atleta, conocido también como tiña del pie, es una infección de la piel causada por el hongo Trichophyton. El nombre de pie de atleta surge porque es muy frecuente encontrarlo en el calzado de los deportistas que, al ser cerrados, generan un ambiente cálido y húmedo, muy apropiado para el desarrollo de los hongos. Suele aparecer entre los dedos del pie, y se puede extender a la planta y talón. Es altamente contagioso y en los meses de calor, cuando solemos andar más tiempo descalzos, especialmente sobre superficies mojadas y húmedas como duchas, piscinas públicas, vestuarios, saunas, etc., es cuando más fácilmente lo podemos contraer. De hecho, ocho de cada diez casos de pie de atleta se presentan en esta época del año.

Los síntomas que nos pueden ayudar a sospechar del pie de atleta son:

  • Picor.
  • Piel agrietada: se forman escamas que se desprenden de los dedos, la planta y los costados de los pies.
  • Piel enrojecida.
  • Ardor.
  • Ampollas y úlceras.
  • Mal olor.

El pie de atleta puede afectar tanto a uno como a los dos pies, y si te rascas de manera frecuente, puede contagiarse a las manos.

Existen tres tipos de pie de atleta:

  • Interdigital: es el más común y suele aparecer entre los dedos más pequeños. Se puede extender a todo el pie.
  • Mocasín: se caracteriza por la descamación y engrosamiento de la piel. Puede afectar a las uñas (onicomicosis).
  • Vesicular: es el menos común y se caracteriza por la presencia de ampollas llenas de líquido que aparecen en la parte inferior del pie.

¿Qué puedes hacer si te contagias?

El hecho de que tengas picor, ardor y mal olor no significa que tengas pie de atleta. Para tener certeza de ello, se debe tomar una muestra de piel para que hagan una prueba de laboratorio y confirmen la presencia del hongo.

Para tratar el pie de atleta, se usan medicamentos antimicóticos en crema o polvo, que se aplican directamente en la piel de 1 a 2 veces al día, durante varias semanas. Los tratamientos más eficaces son miconazol, ketoconazol y clotrimazol, y suelen ser de venta libre. En casos más severos, el médico podrá recetarte medicamentos orales.

¿Cómo puedo prevenirlos?

Para prevenir el pie de atleta, sigue estos sencillos consejos:

  • Mantén los pies limpios y secos, sobre todo entre los dedos. Lávalos con agua y  jabón dos veces al día.
  • Usa calcetines de algodón y cámbialos de manera frecuente para conservar los pies secos.
  • Usa sandalias en duchas o piscinas públicas.

Si vas a usar un tipo de calzado cerrado o a frecuentar lugares donde puede encontrarse el hongo, utilizar talco antifúngico (talco de secado), te ayudará a prevenir la infección y a mantener tus pies secos.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.