El verano está a la vuelta de la esquina y cada año nuestra obsesión con estar morenos, o al menos tener un color más aceptable que el verde oliva o el blanco nácar de todo el invierno. Sabemos bien que un tonito más nos hace estar más guapos y todo nos sienta de maravilla pero, ¿te has parado a pensar a todo lo que tu piel se expone cada día?

Siempre se ha creído que una cara sonrosada por el sol da un aspecto saludable, cuando en realidad ese tono rojizo o moreno que se ve en nuestra piel después de la exposición al sol es la imagen del daño producido en nuestra piel: crea más pigmentos para reaccionar ante la agresión. Nos vemos mejor pero nuestra piel sufre, y además tiene memoria acumulada: desde niños estas horas de sol se acumulan en nuestra piel, aumentando el envejecimiento cutáneo y aumentando el riesgo de sufrir un cáncer de piel.

¡Piensa que el sol es el mayor cancerígeno conocido, incluso más que el tabaco!

¿Cómo nos protegemos del daño de tomar el sol?

  • Intenta minimizar la exposición solar, pocas horas y nunca a mediodía.
  • Utiliza cremas con el factor de protección adecuado, resistentes al agua, aplicarlas de forma frecuente, generosa y sin olvidar ninguna parte del cuerpo. Una buena crema es para minimizar los efectos del sol, no para aumentar el tiempo de tomarlo!
  • Ayúdate de sombrillas, sombreros, gorras… la protección nunca está de más.
  • Hidrata tu piel y tu cuerpo. Cremas hidratantes tanto días antes como después de la exposición solar. Bebe mucho líquido (agua a ser posible) y complementa tu dieta con alimentos que ayudan a la protección: a la clásica zanahoria podemos añadir alimentos con vitamina C, soja, fruta y hortalizas.
  • Cuidado si estás tomando algún medicamento o si estás embarazada: se pueden crear manchas por el contacto con el sol.

Y por último recuerda… no sólo hay riesgo de dañar la piel por el sol en la playa en un día soleado de verano. La protección solar ha de ser diaria, haga sol o hayan nubes, verano o invierno. Protege siempre las partes de tu cuerpo más expuestas al sol.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.