¿Qué es una ETS?

¿Te acuerdas de “Póntelo, pónselo”? Aquella campaña que, a principios de los 90, fomentaba el uso del preservativo como método para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados, pues sigue más vigente que nunca. De hecho, la Organización Mundial de la Salud sigue proponiendo su uso como la manera más eficaz para evitar el contagio de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

Las ETS son infecciones generadas por bacterias, virus, parásitos y hongos, que se contagian de una persona a otra durante el acto sexual, ya bien sea por sexo vaginal, anal u oral. Son muy comunes y van desde una verruga genital, hasta el virus de la hepatitis B o VIH (Virus de la inmunodeficiencia humana). Tanto hombres como mujeres están en riesgo si no se toman medidas preventivas. Lo positivo es que su diagnóstico es simple y existe tratamiento y cura para casi todas.

Hay más de 30 tipos de ETS y la mayoría no presentan síntomas evidentes, aunque no por ello son menos peligrosas. Puedes estar infectado y no saberlo, por lo que podrías contagiar a tu pareja sexual. Por eso es tan importante utilizar un preservativo como método de protección durante las relaciones sexuales y visitar al médico periódicamente para que te solicite un análisis de detección de ETS.

¿Qué hacer si me contagio?

Que no cunda el pánico, si crees estar infectado de una ETS, los síntomas pueden dar la cara enseguida o puede que no aparezcan hasta algunas semanas posteriores. Deberás acudir a tu centro médico para realizarte una prueba de ETS. Es importante saber que existen diferentes tratamientos para cada tipo de ets

¿Cuáles son las más comunes?

A continuación te presentamos las ETS más comunes, sus síntomas y cómo se curan:

  • Virus del Papiloma Humano (VPH): es muy común y dependiendo del tipo puede provocar desde verrugas genitales hasta cáncer. Hoy en día hay una vacuna preventiva.
  • Clamidia: al principio de la infección no presenta síntomas y solo se puede diagnosticar con un test. Los signos de alarma son dolor y una mayor secreción vaginal en la mujer, o peneana en el hombre. Se cura y trata con antibióticos.
  • Gonorrea: tampoco presenta síntomas inicialmente y se diagnostica con un test. Algunas señales son: dolor al orinar y aumento de secreciones. Se trata con antibióticos.
  • Hepatitis B: Es un virus que afecta al hígado. Aunque no tiene cura, con la vacuna se puede prevenir su contagio.
  • Herpes genital: se presenta con heridas y vesículas en el área genital, pero una vez desaparece, el virus puede permanecer en el cuerpo de forma inactiva por largos períodos de tiempo. No tiene cura, pero los síntomas se tratan eficazmente con cremas.
  • Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH): es el virus que causa el SIDA. Afecta al sistema inmunitario, haciendo que bajen las defensas. También se contagia cuando se comparten utensilios cortantes o punzantes (agujas) con alguien infectado. Pese a que el SIDA ha causado muchas muertes, hoy en día existen medicamentos que logran controlar la enfermedad, haciéndola crónica y mejorando la calidad de vida de quien la padece.

Lo que mejor puedes hacer

  • Usar preservativos en las relaciones sexuales.
  • Realizar un análisis periódico para saber si estás infectado por alguna ETS.
  • Ante el menor síntoma o sospecha de infección, no dudes en consultar al médico.
  • En caso de ser infectado, continúa el tratamiento que te han indicado.
  • Habla con tu médico para que te indique cuando puedes mantener nuevamente relaciones sexuales.
  • Si has mantenido sexo con varias personas, indícales que has sido infectado con una ETS para que ellos puedan hacer la prueba y no seguir contagiando.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.