Llega la Navidad y volvemos a tener el dilema de siempre, ¡los regalos!, Nos echamos a temblar con todas las dudas que nos asaltan, como la idoneidad de los juguetes que compramos, las temáticas, el número de regalos que hacemos y sobretodo el presupuesto, pero ¿sabemos gestionar todo esto? Los anuncios en televisión, las luces, los centros comerciales repletos y la emoción que se palpa en el ambiente sobre la Navidad consigue envolver a los niños en un estado de excitación que si no sabemos gestionarlo, puede volverse en contra tanto para los adultos como para los más pequeños.

“No hay una forma correcta o incorrecta de regalar, pero si deberíamos mantener una idea fundamental, regalar de forma responsable”, indica nuestra psicóloga Paula Rueda, experta en Bienestar y Salud. Debemos buscar el equilibrio entre las demandas de nuestros hijos, la economía y la situación familiar.

¿Cómo podemos hacerlo?

Una de las formas de buscar ese equilibrio es intentando acertar al máximo con los regalos que les haremos a nuestros hijos, ya que si no disponemos de mucho presupuesto, podríamos conseguir el efecto contrario. Teniendo esto en cuenta seguro que saldrán contentos cuando abran sus regalos, aclara Rueda.

Para eso nos serviremos de la carta de Papa Noel o los Reyes Magos, -seguro que muchos ya lo ponéis en práctica-. Esta carta nos brinda la oportunidad perfecta de pasar un buen rato con nuestros hijos y de hacerles reflexionar sobre los regalos que quieren mediante prioridades de mayor a menor. Esta tarea les hace aceptar que es posible que no todo llegará, construyendo en nuestros hijos unas expectativas más realistas. Sería una Carta 2.0, una versión mejorada de la carta tradicional, apunta Rueda.

 

Carta Reyes, La gestión de los regalos, los niños, la navidad. el exceso, el consumismo. Psicología, sociedad, adultos. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

¿Que regalamos?

Dentro de la carta, nuestros hijos nos pedirán todo aquello que más le haya llamado la atención y les guste. Paula Rueda, afirma que son muchos los padres y madres que se preocupan por el hecho de que sus hijos demanden juguetes diferentes a lo que estamos habituados a ver en catálogos según su sexo (todo ello con una fuerte influencia de la publicidad). Una cuestión importante es ser sensibles a sus demandas y ver que la finalidad de los juguetes es jugar. No hay ningún problema si nuestros hijos quieren jugar con aquellos juguetes que no “corresponden” a su sexo, por ejemplo, las muñecas en los niños y los cochecitos en las niñas. Los juguetes no tienen genero y hay que comprender que nuestros hijos están en una etapa en la cuál es bueno que exploren y vayan construyendo ellos mismos su identidad de género, donde más cómodos y felices se sientan.

También es muy positivo regalar juguetes para jugar con amigos y en grupo, ya que fomentará sus habilidades sociales, e igual de importante es regalarles otros juguetes para disfrutarlos solos en casa, donde a veces pasan la mayor parte del tiempo y no siempre los padres y madres podemos jugar con ellos, aclara Rueda. 

 

niños jugando a juegos educativos. Carta Reyes, La gestión de los regalos, los niños, la navidad. el exceso, el consumismo. Psicología, sociedad, adultos. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

¿Todo depende de los padres?

No, y además, un punto muy importante que hay que señalar, indica Rueda, es que al establecer nuestra estrategia para regalar de forma responsable, hagamos partícipe a toda la familia e incluyamos a todos los que vayan a regalar a nuestros hijos, ya que de esa forma la comunicación será bidireccional y conseguiremos hacer un buen equipo para que vayamos todos a una, así evitaremos la sobrecarga de regalos que sean iguales y estaremos siendo responsables con la carta de nuestros hijos.

Una de las mejores recomendaciones para esta fecha  es que disfrutemos y contagiemos a los más pequeños la alegría de estos momentos donde la familia se une y se reencuentra. Rueda nos indica que sería bueno aprovechar las vacaciones de los más pequeños para fomentar actividades sociales donde ellos mismos puedan comprobar los sentimientos de solidaridad, empatía y generosidad hacia los demás.

No olvides que el mejor regalo que le podemos hacer estas navidades a nuestros hijos, es compartir nuestro tiempo con ellos.

¡Feliz navidad a todos!

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.