En ocasiones mordemos algo más duro de lo habitual y nuestras encías sangran. Y lo mismo puede pasarnos después de cepillarnos los dientes. Esto, a pesar de que podamos pensar que es normal, no lo es. Las encías sanas no deben sangrar. Si sangran las encías con frecuencia es porque algo no va bien. Normalmente la causa será la suciedad y el sarro. Si quieres conseguir unos dientes más blancos, este artículo te interesará.

Las causas del sangrado de encías

Pueden ser:

  • Existencia de exceso de sarro y suciedad entre la encía y los dientes.
  • Mal cepillado de los dientes, ejerciendo mucha presión o hacer mal uso del hilo dental.
  • Falta de vitamina K. Deberás ingerir más alimentos como las espinacas, brócoli y coliflor.
  • Modificaciones en las hormonas que se producen en los casos de embarazo o menopausia, por ejemplo.
  • Ingerir ciertos fármacos, como es el caso de los anticoagulantes.

Diferente frecuencia del sangrado

No todas las veces que nos sangran las encías son de igual trascendencia. A veces, podemos morder un trozo de pan y tener un pequeño sangrado que no es muy importante. Lo importante es el sangrado que se repite con frecuencia y cuando hay una inflamación de la encía. En ese caso, debemos ir cuanto antes al dentista. Si estás embarazada, la salud bucal es importante. Leer más sobre esto.

La primera consecuencia de una falta de higiene bucal será la aparición de gingivitis, es una enfermedad, generalmente bacteriana, que provoca la inflamación y el sangrado, causada por los restos de alimentos que quedan entre los dientes. Después, podría llegar a zonas más profundas, y dañar incluso el hueso. Y finalmente el caso más grave sería que llegara a la sangre y se diseminara por todo el cuerpo, provocando un problema de salud considerable.

 

Sangrado de encías, sarro, suciedad. Salud bucal. Enjuague bucal. Dientes. Dentista. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

¿Cómo se trata?

Será el odontólogo el que determine el tratamiento según el grado y la etapa de la enfermedad.

Pero para no llegar a este nivel de gravedad, hay algunos consejos que podemos seguir, como:

  • Acudir al dentista una vez al año para realizar la limpieza correspondiente.
  • Cepillarnos bien los dientes después de cada comida, usando un dentífrico con flúor, que es antibacteriano. Hay que hacer un movimiento circular entre diente y encía, con una duración de unos 2 o 3 minutos al menos.
  • Empleo de cepillos interdentales o hilo dental, para evitar la acumulación de restos de comida entre las piezas.
  • Acompaña la limpieza dental con el uso de un enjuague antiséptico un par de veces al día. Cuando sangran las encías, se da además un mal aliento, que puede mitigarse en parte con el empleo de este producto.

Recomendaciones que debes seguir con tu cepillo de dientes:

  • Renovar el cepillo de dientes cada 3 meses.
  • Cambiar por uno nuevo tras el paso de una enfermedad de proceso vírico, debido a que en el cepillo se encuentran bacterias.
  • Tras su uso, hay que enjuagarlo muy bien y eliminar los restos de pasta de dientes o de comida.
  • No compartirlo nunca con otra persona.

 

Sangrado de encías, sarro, suciedad. Salud bucal. Enjuague bucal. Dientes. Dentista. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico.

 

Consultar ahora. Mediquo. Tu amigo médico. Chat médico. App salud.

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo