El calor, el tiempo libre, la ropa ligera, y por excelencia, las vacaciones, son algunos de los factores que incitan a tener más relaciones sexuales. Así nos lo ha dejado ver nuestra sexóloga, Claudia Kösler.

Está claro que a todos nos gusta mantener una vida sexual activa pero es cierto que en la época de vacaciones, estamos más relajados y podemos distribuir el tiempo de forma diferente. Si estás en pareja, tienes más tiempo para compartir y salir de la rutina. Si no lo estás, tienes más tiempo para conocer a nuevas amistades.

Claudia Kösler nos recuerda que estar sin estrés, relajado y descansado es lo mejor para tener buenos encuentros sexuales, independientemente de la situación sentimental en la que estés.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo?

Al igual que en primavera la sangre se altera, en verano el calor nos alborota. Nuestro organismo produce más vitamina D, testosterona, oxitocina y libera gran cantidad de endorfinas. Éstas últimas son las hormonas encargadas de aumentar el DESEO SEXUAL y el PLACER. Esto nos dispara la líbido por la nubes y de ahí será donde saquemos toda nuestra energía sexual que desprenderemos. Nuestra sexóloga, recalca que este es el motivo por el cuál tenemos más encuentros en verano. Estés de vacaciones o trabajando, seguro que sacas hueco en tu agenda para ello.

¿Hay otros factores que influyen en las relaciones sexuales?

Claudia Kösler nos expone varios y éstos los hemos distribuido en 3 puntos fundamentales:

  • La luz: Los días son más largos y esto nos ayuda a tener más planes en nuestro día a día. Nos da tiempo a todo y queremos aprovechar hasta el último minuto.
  • Los sentimientos: en verano hay más luz y esto influye en nuestros sentimientos, somos más alegres, estamos más predispuestos a entablar conversación o incluso nos gusta eso de reencontrarnos con amistades o amores pasados.
  • El coqueteo: nos encanta gustar, es nuestro deporte número uno.  Nos encargamos de lucir un bonito bronceado y enseñar más piel que en otras estaciones. Nos gusta coquetear e incluso cuidamos más nuestra imagen, hacemos más deporte y cuidamos la alimentación. (Una cena “ligerita” puede dar para mucho, ya que si nos pasamos en exceso con la comida, podemos irnos al otro extremo de este artículo)

Toda esta combinación junto al CALOR hacen que tengamos más cambios en nuestra intimidad, pero aunque el verano cuente con estas variables que nos activan a la práctica sexual, es cierto que cada persona es un mundo y el sexo no se enciende con un botón. Por eso hay que considerar, que cada uno tendrá sus momentos y que no hay que forzar nada.


Además, queremos señalar que en el verano muchos jóvenes se inician en el terreno sexual, desde mediQuo hacemos un llamamiento a padres y madres para que hablen, abiertamente, de este tema con sus hijos. Es importante, que conozcan que el uso del preservativo no sólo previene embarazos no deseados, si no que también previene las ETS.

 

Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.