Es cierto que tanto el IMC como el peso sólo deben ser valores orientativos a la hora de llevar a cabo un plan nutricional, y que debemos orientarnos más en el porcentaje de grasa corporal, pues lo realmente importante es la composición corporal, no el peso como valor absoluto. Aún así, esos “kilitos de más” como solemos llamar, y que en la población en general suelen ser en forma de grasa, son realmente sobrepeso. Laura Llácer, dietista y nutricionista, especializada en nutrición clínica nos aclara que el sobrepeso no sólo es cuestión de estética.

El sobrepeso es un gran factor de riesgo para la aparición de enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cánceres (OMS, 2018). Actualmente está aumentando la prevalencia de casos de hígado graso no alcohólico causado fundamentalmente por el sobrepeso y una mala alimentación extendida durante años, explica Laura.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define sobrepeso como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, y utiliza como índice de clasificación un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o superior a 25 Kg/m2. Es decir, cualquier persona que no se encuentre dentro de los valores de peso o % de grasa corporal saludables que le corresponden se encuentra en este grupo.

Para calcular el índice de Masa Corporal tan solo debes dividir tu peso en Kg entre tu altura en metros al cuadrado:

IMC = Peso corporal (Kg) / Altura2 (metros)

El resultado obtenido sirve para clasificar el estado nutricional:

  • <18.5 Desnutrición
  • 18.5-24.9 Normopeso
  • 25-26.9 Sobrepeso grado I
  • 27-29.9 Sobrepeso grado II (Preobesidad)
  • 30-34.9 Obesidad tipo I
  • 35-39.9 Obesidad tipo II
  • 40-49.9 Obesidad tipo III (mórbida)
  • >50 Obesidad tipo IV (extrema)

 

Cuando los Dietistas-Nutricionistas hablamos de la importancia de combatir el sobrepeso y la obesidad, no sólo estamos pensando a las personas que ya padecen una obesidad mórbida o extrema, en la cual socialmente parece que ya se conocen las graves consecuencias para la salud. Sino que también nos referimos a todas aquellas personas con unos “kilitos de más “, con sobrepeso.

La población y la sociedad en general le quita importancia al hecho de sufrir sobrepeso, como si no fuese un riesgo de muchas enfermedades y un estado anormal y pre-patológico para nuestro cuerpo, pensando que ello solo afecta a la talla del pantalón, celulitis, verse atractivo… y en muchas ocasiones se opta por aceptarse a uno mismo tal y como es y disfrutar comiendo todo lo que uno quiere.

Es curioso que la población realmente solo se plantee acudir a un profesional, en este caso al Dietista-Nutricionista, cuando ya sufre la patología derivada del sobrepeso o cuando padece una obesidad extrema que le impide llevar una vida normal. Debemos ser conscientes, responsables y sinceros con nosotros mismos: el sobrepeso, siendo del nivel que sea, es dañino para nuestra salud, y deberíamos combatirlo y poner medidas en cuanto antes. Y dando un paso más, ¿no será mejor prevenir el sobrepeso que curarlo?, apunta Laura.

Quererse a uno mismo no es aceptar una situación que aumente nuestro riesgo de padecer enfermedades, sino es tomar las medidas necesarias para revertirla o prevenirla, y cuidar nuestro cuerpo y salud, que va a ser único durante toda nuestra vida, comenta la nutricionista.

 

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.