Una de las fobias más generalizadas en estos últimos años que va ligada con la tecnología es salir de casa sin el móvil, quedarnos sin bateria y miedo irracional a no estar conectados.