En ocasiones mordemos algo más duro de lo habitual y nuestras encías sangran. Y lo mismo puede pasarnos después de cepillarnos los dientes. Esto, a pesar de que podamos pensar que es normal, no lo es. Las encías sanas no deben sangrar. Si sangran las…