Las mujeres vivimos más, pero peor. Es decir, aunque estadísticamente tenemos una esperanza de vida más larga, también tenemos más riesgo de enfermedades y una calidad de vida más baja en la vejez. Afortunadamente, vivimos en el siglo XXI y podemos tratar y curar muchas…