Hay momentos de la vida que uno jamás puede olvidar, y uno de los peores es que presencies el paro cardíaco de una persona. Puede ser alguien que pasa por el mismo sitio que tú o incluso lo más doloroso, alguien a quien aprecias. Hasta…