En todos los países hay un consumo excesivo de antibióticos. Nos auto-recetamos  antibióticos tirando de nuestra despensa de medicamentos que un médico nos recetó y los aprovechamos para una patología similar, según nuestra idea. Eso hace que las bacterias se habiliten para neutralizar los medicamentos…