El verano está a la vuelta de la esquina y cada año nuestra obsesión con estar morenos, o al menos tener un color más aceptable que el verde oliva o el blanco nácar de todo el invierno. Sabemos bien que un tonito más nos hace…