La vagina es un órgano que puede sufrir infecciones muy diversas, por lo tanto, hay que procurar tener una higiene y hábitos de vida saludables para evitarlas. Pero ¡Cuidado!, tan peligrosa es la falta de aseo, como excederse en el uso de productos que alteren la flora vaginal.

Qué es la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana consiste en la disminución de las bacterias que se encuentran en la flora vaginal, debido a la aparición de otras que producen una infección en esa zona.
Con esto se altera el flujo y aumenta el pH vaginal.

Causas de la vaginosis bacteriana

Puede tener que ver con un exceso de higiene íntima, por demasiadas irrigaciones o duchas vaginales, de ahí que no sea conveniente pasarse con la limpieza en esta parte del organismo, aunque no es la única causa.

Cuando aparecen las bacterias que causan la vaginosis bacteriana, la más común es la Gardnerella Vaginalis. En esta se producen unas sustancias que tienen mal olor y exfolian células del entorno.

Pueden influir en propiciar una afección de este tipo los siguientes factores:

  • Promiscuidad.
  • Presencia de Enfermedades de Transmisión Sexual, virus del herpes simple Tipo 2 o el VIH.
  • Factores socioraciales.
  • Exceso de higiene íntima.
  • Fumar. El tabaco supone un importante factor de riesgo.
  • Sobrepeso.

 

vaginosis bacteriana, infección. salud mujer, ginecología. mediquo, tu amigo médico. Chat médico.

 

Síntomas de la vaginosis bacteriana

A veces no presenta síntomas y se resuelve sola, por lo que no hay que tratar a quien la padece. Esto sucede hasta en un 50 % de las mujeres embarazadas y en un tercio del resto.

El principal es un flujo vaginal excesivo, con fuerte y desagradable olor que es más perceptible durante la menstruación y después de mantener relaciones sexuales.

Puede aparecer asociada a otras infecciones que cursan con inflamación, dolor durante el coito, picores o quemazón, en lo que sería una vaginitis.

Si la vaginosis bacteriana aparece durante el embarazo, existen posibilidades de parto prematuro.

Esta enfermedad aumenta el riesgo de contraer ETS, como la gonorrea, clamidia, etc.

Diagnóstico de la vaginosis bacteriana

Para dar un diagnóstico sobre esta enfermedad se siguen los criterios del Test de Amsel:

  • Presencia de flujo vaginal anormal.
  • Aumento del ph de la vagina: Superior a 4,5.
  • Olor fuerte, (incluso como si fuera pescado).
  • Análisis a través del microscopio del flujo para la observación de células clave.
  • Tinción de Gram, en la que se aprecian bacterias de esta enfermedad en los bordes de las células.

Tratamiento de la vaginosis bacteriana

Suele ser un tratamiento a base de antibióticos orales o vía intravaginal en el caso de mujeres no embarazadas.

En el caso de mujeres gestantes los fármacos se administran por vía oral. Si se está dando el pecho es conveniente detener la lactancia durante tres días después de la última dosis.

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.