El final de las vacaciones se acerca y los niños también pueden presentar el temido “Síndrome Postvacional”. Ante todo mucha calma ya que es una época transitoria, como en los adultos, que puede durar alrededor de 1-2 semanas dependiendo del niño. La doctora, Esther Méndez, nos aconseja las siguiente acciones para que la vuelta al cole sea más sencilla.

Los síntomas frecuentes que se dan a la vuelta al cole pueden ser cansancio, falta de atención, apatía y en algunos casos puede llegar a ansiedad o irritabilidad.

Uno de los principales cambios que notan los niños es el cambio de horarios, están acostumbrados a retrasar la hora de ir a dormir y en consecuencia levantarse más tarde. Los ritmos de vigilia necesitarán un periodo de ajuste a las nuevas rutinas que dura un promedio de 10 días.

Cinco acciones para hacer la vuelta al cole más sencilla

  1. Empezar 10 días antes a hacer cambios de horarios. Se ha de establecer el horario objetivo al que deseamos llegar de acostarse y levantarse. Realizar cambios progresivos, preferiblemente cada 2 días de aprox 15 minutos dependiendo del horario del que se parta. Cumplir estos horarios incluso el fin de semana. Crear una buena rutina (p.ej. baño, cena, lectura, dormir) evitando el uso de pantallas.
  2. Preparar con ellos el material escolar. La primera quincena de setiembre se acostumbra a recoger los libros, por eso es bueno ir con ellos a buscarlos, marcarlos, forrarlos si hace falta y que los tengan a su alcance para que los empiecen a ojear. También ayuda preparar el material que les hace más ilusión como la mochila (ortopédica con tirantes acolchados, sujeciones para poder repartir el peso y sobretodo no sobrepasar el 10-15% del peso del niño), colores, calzado cómodo, uniforme y/o chandal escolar.
  3. Escuchar de forma activa sus inquietudes o miedos previos a vuelta al colegio. La escucha activa es con consciencia plena, contacto visual, sonrisa ligera, postura corporal receptiva y sin distracciones. Durante la conversación emitir palabras de refuerzo o cumplidos, hacer preguntas para que ellos detecten tu interés y explicarles que los mayores también tenemos un sentimiento parecido al suyo a la hora de volver a nuestros trabajos. Hablarles de las cosas positivas que implica el inicio del nuevo curso, como encontrarse con sus amigos, conocer niños nuevos, aprender cosas, excursiones….. Y muy importante resumir las conclusiones a las que habéis llegado.
  4. Organizar con ellos un horario con las actividades extraescolares y rutinas de las tardes. Seguramente ya tengáis escogidas las actividades que realizarán vuestros hijos. Recordad que la actividad idónea para ellos es aquella que les guste y que además se les dé bien. De esta forma potenciaremos sus puntos fuertes, incrementando su seguridad.
    Una actividad recomendable para las primeras semanas de setiembre es realizar en familia un horario individualizado para cada niño en el que se marque la hora de merendar, de las extraescolares, deberes si fuese necesario, ocio, baño, cena y hora de ir a dormir. El horario puede ser en cartulina o por ordenador, con dibujos o con letras, más original o más clásico. Lo importante es que lo hagáis conjuntamente para que tomen conciencia de qué toca en cada momento. Por supuesto, cuanto más cariño le pongamos a la hora de hacerlo, con más ganas lo aplicaremos después. Esto les ayudará a tener orden y estructura.  A veces los padres lo tenemos clarísimo pero los niños necesitan verlo de manera más explícita.
  5. Acompañarlos el primer día de colegio (dependiendo de la edad y de vuestras costumbres) explicándoles las actividades que harán en el colegio, quien les recogerá posteriormente, haciendo el momento de separación lo menos traumático posible. Nunca transmitirles tus preocupaciones, tu pereza también por la vuelta al trabajo… A la hora de recogerles es importante ser puntuales y hacerlo de forma alegre prestando atención a todo lo que nos tengan que explicar y si no tienen ganas nosotros les explicaremos de forma divertida alguna anécdota que nos haya pasado para se animen también a contar sus experiencias.

Siguiendo estos consejos conseguiremos mayor estructura en nuestro día a día, algo necesario para nuestros hijos. Os animamos a llevarlas a cabo. No olvidemos que ellos son los protagonistas, por lo que es importante hacerlos partícipes de las decisiones respecto a sus rutinas. Recordad que las rutinas, los límites y los horarios pueden ser nuestros aliados para no caer en el caos y para reducir conflictos en nuestros hogares.

También te pueden interesar los siguientes artículos:

El poder del NO de Nina Goicoechea

¿Qué necesita un hijo para tener éxito en la vida? de Nina Goicoechea

¿Tienes dudas?

mediquo, tu amigo médico. Chat médico. Consultar ahora.

 

*Contenido validado por el equipo médico de mediQuo.